El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Celulares escondidos, una cartera perdida y las manos limpias de Ortega marcan sexto día de juicio
Cartera de Nabila Rifo habría sido retirada por un sobrino a solicitud del propio imputado, quien manifestó a Carabineros que su pareja podría haber sido víctima de un asalto.
Redacción, Diario El Divisadero - 20-03-2017

Coyhaique-. Ayer se reanudaron las audiencias del juicio oral contra Mauricio Ortega Ruiz, quien es el único imputado por femicidio frustrado en contra de Nabila Rifo, por el brutal hecho ocurrido el pasado 14 de mayo de 2016 en la capital regional. 

En la sexta audiencia, el Ministerio Público presentó el testimonio de algunos peritos que trabajaron en el lugar en el que ocurrió el hecho y en el que se desarrolló la fiesta previa al ataque y que realizaron las primeras diligencias investigativas e interrogatorios a Mauricio Ortega, cerca de seis horas después del delito.

El primero en declarar fue el perito de Labocar, topógrafo y dibujante técnico, Cristian Salazar Riquelme, quien efectuó un detallado informe planimétrico, apoyado en una infografía tridimensional, a través de la que explicó ante los tres jueces del Tribunal de Juicio Oral en Lo Penal de Coyhaique, cómo habrían ocurrido los hechos. Además, el perito respondió preguntas tanto de la Fiscalía, a través del fiscal Luis González Aracena, como de la Defensoría Penal Pública.

El segundo perito en acceder al estrado, fue el capitán del Labocar, Luis Rebolledo Cabezas, quien dirigió el trabajo pericial en el sitio del suceso.

El policía aseveró en su relato, que la cartera de la víctima fue retirada de la casa por un familiar de Mauricio Ortega, a petición del propio imputado, quien manifestó a Carabineros que su pareja podría haber sido víctima de un asalto. Sin embargo, la cartera había sido retirada por un sobrino, a solicitud del propio Mauricio Ortega, evidenciando una presunta contradicción del imputado.

Incluso, el perito informó que las manos y brazos del imputado estaban lavadas con diluyente, acción realizada previo a ser entrevistado por Carabineros e ingreso del equipo pericial al sitio del suceso, unas seis horas después del hecho. 

Llaves

En su declaración ante los jueces, el capitán Rebolledo narró que apreciaron “un trozo de concreto de alrededor de 9 x 12 centímetros el que permanece en el piso, con diversas manchas color café rojizo”.

El capitán Luis Rebolledo añadió que también encontraron otro trozo de concreto y una llave de vehículo con una letra S (por la marca Suzuki), en una de sus caras y un control a distancia, la cual después se determinó pertenecía al auto del imputado. Además, los peritos del Labocar ubicaron un globo ocular de la víctima.

Respecto de la llave encontrada en el sitio del suceso, el capitán Rebolledo dijo que procedieron a efectuar una búsqueda del vehículo a través de la señal del control remoto, lo cual resultó en horas de la tarde del 14 de mayo de 2016. “Alrededor de las 13.50 se hace contacto con un vehículo marca Suzuki, color rojo, al interior de calle Lautaro, que permanece en el patio del inmueble”, dijo el capitán Rebolledo. Este vehículo pertenece también a Mauricio Ortega Ruiz.

Hallazgos

Posteriormente, los funcionarios de Labocar procedieron a trabajar el inmueble donde habitaba el imputado junto a la víctima, donde encontraron un polerón celeste con negro de propiedad del imputado, con restos sanguinolentos. Aunque descartaron que el imputado hubiera tenido rastros de sangre de Nabila Rifo en su cuerpo, cuando fue sometido a peritajes.  

En el segundo piso de la casa, escondidos bajo un colchón, el Labocar de Carabineros detectó una tablet y un teléfono.

El equipo criminalístico también ubicó un trozo de hormigón que permanecía en el patio de la casa donde habitaba el imputado Mauricio Ortega. Asimismo, ubicaron otros ladrillos de hormigón en el mismo sector, los cuales corresponden al mismo material y color de los encontrados en el lugar donde fue hallada la víctima, de acuerdo a pericias posteriores solicitadas por la Fiscalía.

Incluso, al interior de un bolso con juguetes, en la casa del imputado, Carabineros encontró otro teléfono.

En las fotografías expuestas por los peritos del Labocar se deduce, además, que no había rastros de una eventual riña o pelea en el comedor de la casa que compartían Nabila y su defendido, dado que todos los objetos expuestos en las imágenes se encontraban en un orden relativo, es decir encima de mesas, sin vidrios quebrados, sillas corridas o cualquier otro signo de violencia.

Reacciones

El defensor Ricardo Flores fue consultado por el hecho de que Mauricio Ortega habría enviado a su sobrino Jorge Ortega a sacar de la casa las pertenencias de Nabila Rifo, específicamente su cartera. Al respecto, el abogado señala que su cliente declaró “haber pensado” que a Nabila la habían asaltado y después dice dónde dejaba la mujer sus pertenencias habitualmente para que las buscaran y a su sobrino “le pidió que entrara a la casa y viera los lugares donde podía buscar, que es distinto”.

Acerca del hallazgo de celulares escondidos en colchón y en un bolso, el defensor señala que se trata de un tema “super importante para esta defensa. Cuando analicemos los tráficos de llamadas y nos van a dar las horas respecto de quién fue la última persona que lo ocupó y por qué estaban, no solo bajo un colchón, sino que estaban escondidos”.

La defensa estima que recién ahí habrá claridad de los llamados que habría recibido y hecho la víctima durante la noche, mientras compartía con Mauricio y sus amigos en la casa. “Una hipótesis bastante verdadera es que ella salió a encontrarse con alguien”, aseveró Flores.

Consultado de por qué Mauricio Ortega fue encontrado con las manos limpias por personal de Carabineros, señaló que su cliente tenía las yemas de los dedos blancas “por el uso constante de diluyente”. “Nunca se señaló que antes de la declaración, antes que haya sido interrogado y examinado por el Labocar, él haya ocupado diluyente”, afirmó agregando que las pericias no dicen que haya tenido olor a diluyente ni rastros de ese elemento en sus manos, y que por lo mismo no se le realizaron pericias al respecto en ese momento.

Por su parte, el fiscal regional, Pedro Salgado, valoró que se avance en la presentación de nuevas pruebas y testimonios de peritos que ayuden a esclarecer los hechos y afirmar la teoría del caso que tiene el Ministerio Público.

Respecto de las manos limpias de Ortega, Salgado indicó que “el perito señaló que hay una testigo, que esperamos que declare en el transcurso de los días que siguen, que estuvo con el señor Ortega aproximadamente a las 19.30 horas de ese mismo día y, entre las cosas que ella advierte, es la circunstancia en que el señor Ortega aparentemente, de acuerdo a su apreciación, tenía las manos limpias”.

También hizo alusión a que pasaron más de seis horas entre el hecho y el minuto en que Carabineros llega a conversar con Mauricio Ortega, por lo que en todo ese período el imputado pudo haber utilizado algún producto químico para limpiar sus manos.

Asimismo, volvió a manifestarse esperanzado en que sea la propia Nabila Rifo quien declare personalmente ante el tribunal, aunque señaló que su testimonio no es la única base sobre la que se sustenta su teoría del caso.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook