Limpiezas Wanaku: Una reconversión oportuna que valida el "sí se puede"
Redacción, Diario El Divisadero - 17-08-2020

Cada vez más y más personas se atreven a armar sus propios caminos de vida, siguiendo sus sueños y cambiando paradigmas. Se trata de ideas frescas que buscan dar solución a problemáticas sociales y, de este modo, ayudar a mejorar el mundo actual. 

A ello se añade que durante los últimos meses y por causa del Covid-19, muchos/as emprendedores/as han tenido que reinventarse para evitar llegar al siempre temido Valle de la Muerte, un estado que nadie desea y que marca el punto más adversos de cualquier emprendimiento.

En este ciclo de reportajes que hoy iniciamos, conoceremos la historia de Andrés Segovia García, periodista de profesión y emprendedor por convicción, que se asentó en Chile Chico y rápidamente decidió no quedarse atrás, iniciando un interesante proceso de reconversión.

“Hace casi 10 años descubrí Chile Chico más que todo por una necesidad de escapar de un lugar tan vertiginoso como Santiago, a otro más relajado y con menos gente. Buscaba trabajo en lo que fuera, sólo con la condición de lejanía, y encontré un espacio en un programa de Sename como tutor de niños, niñas y adolescentes en Chile Chico. 

Andrés Segovia (a la derecha) junto a su socio Carlos Andrade

Por ese entonces sólo conocía hasta Puerto Montt y siempre “el sur” me sonaba a lluvia, y en una especie de introspección me pareció el sitio perfecto para ejecutar este plan, en un lugar lluvioso que me invitara al encierro; y más aún, en un trabajo de entrega personal en ayuda de los más pequeños. Lo que nunca esperé, fue encontrarme con la “Ciudad del Sol” y la menos lluviosa de la región, por lo que los planes cambiaron un poco y comencé a ser partícipe de la vida local. En este proceso conocí una comunidad muy sana, una vida muy distinta a la citadina, costumbres que me recordaban a mi infancia, tranquilidad, sencillez, personas con mucha voluntad y por sobre todo una naturaleza imponente. Mi plan duraba un año, pero seis meses me bastaron para decidir no moverme más de esta área tan especial”.

Emprendiendo en turismo y reconversión

Concluido el trabajo por el que llegó a Chile Chico, y ya con la decisión de quedarse, Andrés buscaba qué hacer como periodista y mucho no había. Realizó su tesis de postgrado en redes sustentables de turismo en zonas rurales, específicamente con datos de Chile Chico. Tomó los datos estadísticos más relevantes que tenían que ver con el fuerte potencial turístico de la comuna y necesidades de visitantes anteriores, con esto se fue configurando un Tour Operador (Patagoniaxpress) que supliera estas necesidades turísticas y con mucho apoyo de redes locales. Para esos comienzos nació su hija, e hizo que el arraigarse en Chile Chico tenga un sentido especial.  Además desde que comencé con la actividad turística me he dedicado 100% a ella excepto estos últimos meses donde nuevamente una necesidad me ha llevado por otro camino. Hoy estoy dedicado junto a un amigo a la fabricación de pediluvios sanitarios (Wanaku), venta de insumos de higiene y pronto a la sanitización de espacios públicos y privados.

Pero ¿cómo fue esta experiencia de reconvertirse?, Andrés Segovia lo relata en primera persona

“Esta reconversión se da en contexto pandémico y sus repercusiones. El sector turístico ha sufrido un gran golpe ya que la actividad se fue prácticamente a cero. Luego de terminar la temporada, y ver cómo se bajaba el telón turístico, entré como en una especie de “shock”. La incertidumbre respecto al futuro es algo que no había experimentado nunca a este nivel y estuve casi dos meses procesando la idea de cambiar de actividad y todo lo que implica eso. Una vez ya decidido, llamé a mi buen amigo Carlos en una situación similar a la mía, del sector turístico y lleno de incertidumbre, para comenzar algo nuevo siempre pensando en mantenerse en la localidad y privilegiar el tiempo personal. Ya habíamos salido de esta especie de shock y teníamos las ganas pero no muchas ideas; económicamente a ambos nos quedaba para gastos de un mes aproximadamente y el paso a seguir era hacer una apuesta total de recursos disponibles a una idea pero no había mucho espacio a fallar y las ideas eran pocas”.

Pandemia, pediluvios y a poner la idea en marcha

“Justamente el primer día que hablaríamos personalmente, y caminando a su casa, tuve una conversación en la calle con una persona que me menciona los pediluvios como método de desinfección de calzado. Comenzamos a darle vueltas esa misma tarde a la idea de crear soluciones sanitarias y de limpieza tomando en cuenta las necesidades colectivas por delante. Para mi tenía mucho sentido darle vida a esta idea ya que podría fusionar los conceptos en el futuro con mi tour operador. 

Iniciamos las investigaciones correspondientes de los distintos productos en el mercado y parecía fácil, lo que en la práctica nunca ha sido ya que el tema de materiales y logística de ellos es sumamente complicado en zonas tan lejanas como Chile Chico, más aún con el país funcionando en ese tiempo a un ritmo muy lento. Carlos proporcionaba los conocimientos en trabajo del material, yo las ganas de aprender acerca de esto y partes corporativas y de difusión”. 

Comienza a gestarse Limpiezas Wanaku

“Comenzamos haciendo unas pruebas gastando lo menos posible, compramos algunas cosas y el resto fue agarrando fierros de por aquí por allá que encontrábamos tirados en el patio de la casa de su papá. Hicimos el primero y lo salimos a ofrecer a quien se nos cruzaba por la calle o en negocios de amigos y conocidos; el balance fue bastante positivo y tuvimos varios pedidos que nos dieron el empuje de hacer la inversión inicial. Un día fabricando estos pedidos subí una foto a Facebook de ambos trabajando y contando un poco de ésta nueva experiencia, al poco tiempo y gracias al apoyo de nuestros amigos por esa publicación comenzamos a tener pedidos ese mismo día. Fue una cantidad importante de gente que requería el pediluvio y nos dimos cuenta, entre risas y emoción, que nuestra incertidumbre por fin bajaba por lo menos un nivel y tomaba más fuerza la idea Limpiezas Wanaku”.

Reflexiones sobre el emprendimiento, y sus externalidades positivas y negativas

“Patagoniaxpress fue mi primer emprendimiento y nunca me había puesto a reflexionar lo frágil que es un negocio propio. Emprender es siempre un viaje a lo desconocido y que te puede llevar a tener grandes alegrías o inmensas decepciones. Por un lado tienes tiempo, pero no puedes usar netamente ese tiempo libre a no estar pendiente de tu negocio; por otra parte, si no sabes administrar bien ese tiempo se vuelve un poco caótico todo. La actitud es todo, sin una actitud positiva no hay nada, las ideas por más pequeñas que parezcan siempre se pueden pulir, buscarle el arreglo y comenzar a tratar de darle vida. Un aspecto negativo podría decir que es vivir en constante preocupación de que todo resulte bien ya que es lo que te sustenta. Pero creo que esto se compensa con la libertad que se tiene en muchos aspectos”.

 

"Este proyecto es financiado por el Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social, Regional, Provincial y Comunal año 2020 del Ministerio Secretaría General de Gobierno".

Etiquetas

Emprendimiento en Tiempos de Pandemia
Limpiezas Wanaku
Chile Chico
El Divisadero TV
Así quedará el futuro Aeropuerto de Balmaceda
Ver todos
Noticias Recientes
Detienen a dos adolescentes vinculados a banda delictual
Fiscalía de Chile Chico formalizó a funcionaria Serviu que infringió cuarentena
Festival Rockódromo parte este fin de semana con 7 bandas regionales
Desempleo regional marca 6,3% durante el trimestre agosto-octubre
Portada
Cultura
Este sábado parte el noveno Festival de Teatro Patagonia en Escena
Panoramas
2ª Peña Virtual "Quédate en Casa"