Repostería Magallanes: Una "dulce" historia familiar de reinvención y emprendimiento
Redacción, Diario El Divisadero - 18-08-2020

Las hermanas Ana y Romina Gómez Espinoza son nacidas y criadas en Coyhaique. Pertenecen con gran orgullo, a una familia colona de Coyhaique. 

Su abuelo Damacio Gómez fue el primer comerciante de la ciudad que se instaló con la una frutería.

Ana se desempeñaba en el ámbito de la contabilidad, pero a principios de marzo, como miles de aiseninos/as, se quedó sin trabajo. Lo propio le ocurrió a su hermana Romina, una adversa realidad de esta pandemia que las obligó a reinventarse y a asumir una situación de desempleo permanente. Hoy ambas viven juntas junto a su madre, abuela y sus hijas de 5 y 12 años.

Ana y Romina Gómez

El fantasma del desempleo

Romina trabajaba en el Casino Dreams, y estaba a cargo del área de repostería, pero debido a la pandemia, el recinto se acogió a la ley de protección del empleo. Ambas se vieron repentinamente enfrentadas a la más absoluta incertidumbre económica y laboral, lo que las hizo reflexionar y a la vez tomar la decisión de reinventarse, “ya que si nos uníamos como familia podríamos lograr salir adelante, porque la realidad es que al estar cesantes y vivir bajo el mismo techo con una persona adulta mayor, mi mamá que está jubilada, y nuestras dos hijas, es muy complicado y se hace necesario buscar una solución económica para subsistir”, relata Ana.

Emprender es el camino

Un día hablando en familia, surgió el tema y Ana y Romina plantearon la interrogante más determinante de sus vidas “cómo íbamos a lograr salir adelante para ganarle a esta pandemia que nos dejó sin fuente laboral a ambas hermanas. Es así como logramos tomar la decisión de iniciar con nuestro emprendimiento de venta de productos de repostería tales como tortas a pedido, kuchen, stroisser, pan, sopaipillas, picarones, tratando siempre de innovar, haciendo preparaciones caseras y platos caseros”, detallan.

Cuentan que pese a las adversidades, “nos sentimos muy inspiradas y motivadas ya que además trabajaríamos por cuenta propia, sin rendir cuentas a un jefe, dejar de cumplir horarios y principalmente, apostar por la independencia financiera”.

Nace Repostería Magallanes

Las hermanas Gómez señalan que en un principio comenzar un negocio es complicado a nivel financiero, sin embargo, “emprender te da la posibilidad de generar mayores ingresos a los que podríamos tener trabajando para alguien más. Empezamos creando un nombre y logo donde nació Repostería Magallanes posterior a eso creamos página en Facebook, ya que por medio de las redes sociales se pueden captar clientes y a la vez ofrecer nuestros productos”. 

Y así iniciaron esta aventura comercial, ofreciendo sus productos con cariño y mucha convicción, para entregarlos a sus clientes en distintos sectores de Coyhaique. 

“Y a la vez, conociendo personas y realidades diferentes, ya que con el hecho de atenderlos bien y hacer los productos con cariño, estas personas comparten un pedacito de sus historias de vida con nosotras, lo cual a la vez nos sube el ánimo y nos sirve de inspiración al ver que los clientes prefieren nuestros productos. A veces el hecho de crear algo nuevo que hace feliz a otras personas, es el mejor premio que puedes recibir como emprendedora”.

Romina estudio gastronomía y repostería, por lo que es la encargada de poner en valor las recetas y crear distintos productos para así tener un buen portafolio de “cositas dulces y saladas”. Ana se encargó de la publicidad y de captar clientes, además de comprar los insumos y de distribuir los pedidos a los clientes.

El apoyo de los vecinos/as y la importancia de las redes sociales

También apostaron por la cercanía de sus vecinos y a través de un grupo de Whatsapp en la población Corvi, comenzaron a ofrecer sus preparaciones y a través de este primer medio de contacto, comenzaron a sumar a sus primeros clientes. Tan bien iban las cosas, que los vecinos y vecinas comenzaron a valorar sus productos y fueron dando a conocer su emprendimiento. El boca a boca virtual, gracias a las redes sociales, empezaba a dar sus frutos. Productos de muy buena calidad y con el sabor de lo casero, empezaron a circular primero en el barrio, luego en otros sectores de la ciudad de Coyhaique.

Repostería Magallanes estaba ampliando su mercado “con cariño para nuestros clientes, tratando de ocupar materias primas de excelente calidad para que nuestros clientes disfruten de un producto contundente en sus mesas junto a sus familias, donde además al encontrarnos en  tiempos difíciles se hace indispensable esos buenos momentos junto a nuestros seres queridos”, relatan.

“Hemos recibido muchos agradecimientos, muestras de cariño y conformidad por parte de nuestros clientes, prueba de aquello es que han comprado y preferido nuestros productos en más de una oportunidad. Es muy reconfortante saber que nuestros clientes nos prefieren, y eso en realidad nos da inspiración ya que las muestras de agradecimientos para nosotras son como una palmadita en la espalda que nos dice sigan adelante que con esfuerzo y unión familiar pueden lograr muchas cosas”, señalan Ana y Romina.

Los errores también enseñan “o de ellos también se aprende”

Las hermanas Gómez quisieron hacer una reflexión que es fundamental para quienes se atreven a emprender bajo cualquier contexto, pero en especial en uno tan adverso como el que hoy enfrentamos.

“Como en todo negocio, al principio cuesta muchísimo, y se cometen errores. En el caso nuestro varias veces llegamos tarde con nuestras entregas, y esto debido a nuestra inexperiencia en cuanto a conocer las calles, lo cual fue una de nuestras grandes complicaciones al comienzo, ya que nuestra adorable ciudad ha tenido un gran crecimiento estructural  y poblacional. Es ahí donde uno agradece mucho la ayuda de la tecnología y nos apoyamos con aplicaciones de mapas disponibles en Internet. Lo importante de los errores es que se deben corregir, y tratar de mejorar día a día para así prestar un servicio serio, responsable, de calidad y que entregue una gran satisfacción a nuestros clientes”.

Ana y Romina Gómez hicieron un alto en su vertiginoso día, para dejar en evidencia que Repostería Magallanes es un emprendimiento que crece y busca consolidarse con el esfuerzo y perseverancia de estas hermanas.

“Ahora nuestro gran sueño es seguir adelante con este emprendimiento familiar, postular a proyectos y posicionarnos con un local donde podamos ofrecer nuestros productos y poder llegar a mucha más gente con productos de calidad. Como dijo Confucio: “Quien escoge un trabajo que le guste no tendrá que trabajar ni un día más en su vida”.

 

"Este proyecto es financiado por el Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social, Regional, Provincial y Comunal año 2020 del Ministerio Secretaría General de Gobierno".

Etiquetas

Repostería Magallanes
Emprendimiento
Emprendimiento en tiempos de pandemia
El Divisadero TV
Así quedará el futuro Aeropuerto de Balmaceda
Ver todos
Noticias Recientes
Detienen a dos adolescentes vinculados a banda delictual
Fiscalía de Chile Chico formalizó a funcionaria Serviu que infringió cuarentena
Festival Rockódromo parte este fin de semana con 7 bandas regionales
Desempleo regional marca 6,3% durante el trimestre agosto-octubre
Portada
Cultura
Este sábado parte el noveno Festival de Teatro Patagonia en Escena
Panoramas
2ª Peña Virtual "Quédate en Casa"