El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Centralismo soberbio
Hugo Araya Leiva, Director Diario El Divisadero - 29-07-2016

Centralismo soberbio

El centralismo nuevamente golpea fuerte en Aysén y lo ocurrido a la rectora Roxana Pey no es más que la demostración más evidente y patética de la peor enfermedad administrativa de nuestro país.

Se señala que la gestión de la académica sería el motivo de la medida, lo que hace suponer que el análisis e informe debe ser del Seremi de Educación o del Intendente, que casualmente, estaban en Santiago cuando se comunicó la petición de renuncia.

Extraña que la Ministra Adriana Delpiano desde que asumió, no ha visitado la región, nunca emitió pronunciamiento alguno sobre el proceso de instalación de la Universidad de Aysén, nunca se pronunció sobre temas relevantes como traspaso de terrenos, financiamiento del Gobierno Regional. No asistió al acto donde se dieron a conocer las 10 carreras, es decir, su vínculo con la casa de estudios parece que ni siquiera es protocolar. Simplemente estuvo en silencio todo este tiempo, un detalle no menor y que muestra que el vínculo de la secretaria de Estado al parecer era solo “virtual y distante” y no presencial ni convincente con la casa de estudios y sus funcionarios/as.

De todos modos el gobierno ha tratado insistentemente de instalar la teoría del desacato o de hacer aparecer a la Rectora como una díscola, pero si se analiza el debate que se generó en redes sociales, el problema de credibilidad del oficialismo vuelve a ser duramente cuestionado.

Si no te alineas, te tienes que ir, si no eres obsecuente, debes dar un paso al costado, si no obedece, simplemente se va; parece ser la consigna instalada por el Ejecutivo respecto a un tema donde su popularidad también está bien alicaída, ya que su proyecto de ley sobre educación superior ha sido fuertemente resistido y criticado, desde los propios estudiantes, pasando por el Consejo de Rectores y diversos parlamentarios.

Extraña también que el presidente del consejo social de la universidad, Baldemar Carrasco Muñoz, no haya dicho nada hasta el viernes, cuando el día martes en su columna delineaba varios juicios de valor que se pueden interpretar como un apoyo contundente a la gestión liderada por Roxana Pey. Sí han opinado otros integrantes de ese colectivo, respaldando a la rectora de manera clara y directa, lo mismo que la Coordinadora Estudiantil de la Patagonia.

El paso de los días seguramente permitirá dimensionar mejor lo que ha ocurrido y por qué no pensarlo, ver en la calle a quienes se resisten a esta medida centralista, ideológica y soberbia, exigiendo respeto por lo que se ha realizado en la génesis de la universidad de Aysén, y también a quienes crean lo contrario y decidan movilizarse o marchar apoyando la determinación del Gobierno. Esa es la democracia, y hay que legitimarla con participación y respeto.

 

Qué pasa con los terrenos y recursos para la U. de Aysén

El Consejo Regional se enorgullece de haber aprobado el traspaso de 9 mil millones de pesos y el terreno para edificar la Universidad de Aysén, pero en la práctica, parece que ni un solo peso se ha podido utilizar y tampoco se ha efectuado prospección alguna en ese predio fiscal, porque simplemente hay cosas administrativas y de responsabilidad gubernamental que lo han impedido.

Hasta donde averigüé, los recursos económicos están inmovilizados en las arcas fiscales y el terreno no se podría ocupar porque existiría un litigio con la Sociedad Nacional de Agricultura, entidad que los tiene bajo su administración, avalado con sus respectivos documentos, y que por tanto tiene todo el derecho a hacer respetar los contratos vigentes.

Entonces algo no funciona bien en todo esto, y debería ser el mismo Consejo Regional el ente más interesado en investigar las causas, porque es su imagen y credibilidad la que está en juego. Si asignaron esos 9 mil millones de pesos, es válido preguntarse por qué no se pueden utilizar por parte de la Universidad de Aysén, y qué pasa con los terrenos que también ya fueron traspasados. Esas interrogantes son fundamentales de responder y la ciudadanía legítimamente quiere saber cuánto de realismo y cuánto de “ilusionismo político” hay detrás de todos estos hitos relevantes aprobados por el Consejo Regional de Aysén. Tal vez algo no está funcionando bien en las instancias decisionales del Gobierno Regional. Está al tanto el Intendente, su jefe DACG, tendrá algo que decir el Ejecutivo en todo esto.

 

La desafortunada alusión de Galilea

Galilea denominó la plazoleta de juegos instalada en la Plaza del Pionero como Hualasilandia, y lo reiteró tres o cuatro veces durante una entrevista que le hice la noche del miércoles en Canal Santa María.

Minutos antes hablaba de respeto y tolerancia, de generar un debate de ideas y ponerlo en conocimiento de la ciudadanía para que supiera que no da lo mismo votar por él o hacerlo por el actual alcalde.

Creo que esas actitudes, dejan en evidencia precisamente lo contrario, y no aportan en nada a la contienda política seria, respetuosa y republicana. Se equivocó el ex diputado y su intento por caer bien y aparecer como un candidato “diferente”, fracasó, y muy por el contrario, su comentario además de torpe y desubicado, tuvo evidentes señales de intolerancia y sarcasmo.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook