El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Penoso lo de Sergio González
Hugo Araya Leiva, Director Diario El Divisadero - 11-08-2016

Penoso lo de Sergio González

Que penoso es tener representantes como Sergio González Bórquez en el Consejo Regional de Aysén, que confunde lealtad con obsecuencia política, y que se arrodilla para defender a un parlamentario, dejando de lado elementos de análisis fundamentales como la tolerancia y la decencia.

Y aún cuando es toda la bancada de consejeros/as DC la que hace una defensa corporativa del senador Walker, las palabras de González son patéticas, cito textual, “esta es una práctica habitual de grupos políticos que no logran representación, y buscan a través de la descalificación, imponerse a través de la fuerza, ocupando la opinión pública. Yo pido también a los medios de comunicación responsabilidad, porque acá está en juego la honra de las personas”.

Creo que es bueno que la comunidad sepa quiénes son los promotores de la intolerancia y de la demagogia cuando se trata de defender a cualquier precio una acción legítima y constitucional como interponer una acción judicial.

Si Sergio González no lo acepta. Nada que hacer, solo esperar que no me transforme en otro más de los enemigos de la DC que el consejero anda viendo en todas partes.

Cuando le dan cobertura a sus actividades, la prensa es excelente, cuando lo critican, es la peor. Típica actitud de este y muchos otros políticos que se nublan con un poco de poder y se transforman en falsos caudillos que se creen líderes sin serlo.

 

Un nuevo episodio de la teoría del mal

La DC ha instalado la teoría del mal sobre el PC, una táctica recurrente de la falange, que cada cierto tiempo se transforma en el tema central y de portada de los dos grandes consorcios periodísticos de nuestro país.

El Mercurio y La Tercera son los que instalan estos temas mediáticos y generan estos remezones informativos que tienen al ex ministro Jorge Burgos como protagonista de una polémica bien ficticia, pero efectista.

Fue el elegido en esta ocasión para liderar esta campaña de intolerancia política que huele a rancio, que es la réplica de anteriores estrategias similares y que son voladores de luces que pretenden distraer a la ciudadanía de procesos mucho más relevantes que el anticomunismo.

Hay que poner en valor el derecho a pensar, a informarse y a evaluar con sentido crítico todo lo que ocurre en nuestra sociedad. No solo lo político, sino que todo lo que se relaciona con el quehacer ciudadano.

Ya no es un misterio que las dictaduras y las democracias utilizan con descarada frecuencia, estratégicas comunicacionales cuyo objetivo es desenfocar la atención ciudadana, y llevarla a temas que generen menos ruido o complicaciones a la institucionalidad. Usted evalúe donde quiere estar y qué quiere como sociedad. Así de sencilla es la democracia, pese a los intentos por nublarla y condicionarla.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook