El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Ciclovía en Río Simpson
Julián Alberto Cárdenas Cornejo - Abogado y deportista - C.I. 15.642.104-9
Redacción, Diario El Divisadero - 11-08-2016

Señor Director:

A propósito de la Noticia publicada en su diario con fecha 10 de agosto, dando a conocer que el Minvu se encuentra actualmente gestionando recursos para la construcción de ciclovías en la rivera del Río Simpson en Coyhaique, surgen dos muy incómodas preguntas que como deportista y ciclista debo hacer: ¿por qué ahí? Y más importante aún, ¿para qué?

No me malinterprete: la creación de ciclovías debiera ser una prioridad regional y municipal para, entre otras cosas, fomentar el deporte, descongestionar el tráfico vehicular, y mejorar la calidad de vida de la gente, entre otras, todo con miras evidentes a transformar este implemento deportivo/recreativo (la bicicleta), en una alternativa viable de transporte y vida sana. Pero ¿para qué necesitamos una ciclovía en un by pass que bordea mínimamente a nuestra ciudad, sin conectar nada? ¿De qué sirve habilitar estos pocos kilómetros que no unirán centros sociales o culturales o naturales de nuestra ciudad, con nuestros hogares o nuestro trabajo?

Aunque suene fuerte, una ciclovía dentro de la ciudad no es viable hoy, pues no hay dónde ponerla. Por lo que una respuesta realista a las necesidades de nuestra ciudad, no deben pensarse para dentro de la misma, sino fuera, con miras a ampliar Coyhaique a lugares atractivos de sus alrededores. Más aún, cuando estos caminos en la actualidad se están mejorando.

Por esto, me sorprende no se plantee siquiera la opción, mucho más coherente a mi parecer, de aprovechar el inminente pavimentado del Camino a Lago Atravesado, para emplazar allí 10 kilómetros de ciclovías que unan ese hermoso poblado con nuestra ciudad. Los beneficios serían evidentes: aprovecharíamos el atractivo de este muy concurrido Lago para hacer un paseo con un destino real, salvaguardando además a los múltiples deportistas que todos los días entrenan por esta vía. Además, se aprovecharía el mínimo desnivel de la ruta, el ancho ya existente, el hermoso paisaje, y la necesidad imperiosa de darle protección a quienes recorran ese camino en sus bicicletas ante la excesiva velocidad con que muchos vehículos ahí circulan.

Existiendo tantas opciones viables y más sensatas para embellecer nuestra ciudad y sus alrededores, y siendo éste un compromiso político y ético pendiente con la ciudadanía toda, me sorprende que la única propuesta en desarrollo, al fin del día, carezca de toda utilidad. Pues seamos francos, por más que construyamos en la rivera del Río Simpson un parque recreativo de primer orden… eso no es motivo para meterle una ciclovía que nadie use.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook