El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Lo pendiente de la gestión gubernamental
Redacción, Diario El Divisadero - 10-01-2017

“El Gobierno avanzó mucho durante el 2016”. Este sería el titular ideal que el oficialismo desearía para coronar la gestión de los últimos 12 meses, pero más allá de la subjetividad del análisis, que es muy válida por cierto, la realidad es otra y en un recuento detallado de la gestión gubernamental, creemos que hay muchos argumentos para sostener que no fue así.

Por ejemplo Zona Franca, fibra óptica austral y muchas otras iniciativas directamente relacionadas con el sentir ciudadano, no se concretaron en los plazos que el propio Gobierno comprometió. Lo mismo con el Hospital de Cochrane, y varias otras obras públicas incluidas en la hoja de ruta presidencial que siguen esperando diseño y financiamiento. Ejemplos, el CeCrea, hoy implementado en un inmueble arrendado; la piscina temperada del Estadio Regional y el nuevo centro deportivo que ahí debe construirse, y varias otras propuestas que se anunciaron pero que aún no dan señales de estar en vías de concreción.

Han pasado 2 años y 9 meses desde que asumió la actual administración, un tiempo más que prudente para poder sostener que el proceso de ajuste y de aquilatar las orientaciones y énfasis que la Presidenta Bachelet quiere darle a su gobierno, está cumplido. Por lo tanto ya no se puede seguir argumentando que debido a la inexperiencia o a otros factores, las cosas no han funcionado como el Ejecutivo las planificó. Estamos llegando a la última etapa del período de la actual administración, y son cada vez más las exigencias que la ciudadanía hace a las autoridades, medidas y políticas de Estado tendientes a avanzar en varias aristas del quehacer social, económico, productivo, educativo que generen desarrollo colectivo.

La ciudadanía legítimamente exige eficiencia y buena gestión, necesita ver los resultados y no solamente evaluar los hitos comunicacionales que suelen efectuarse para resaltar determinados acontecimientos. En ese contexto, no basta un buen reporte de prensa de lo realizado, si en la práctica, las medidas, gestiones o acciones que significan dar respuesta a una inquietud ciudadana, se extravían o se mantienen como un aspecto pendiente de la labor gubernamental.

Y es que hoy más que nunca, las exigencias ciudadanas tienen muchísima importancia y se plantean con mucha fuerza, y en este escenario, democracia, gobernabilidad y liderazgo parecen ser conceptos inseparables, cualidades y capacidades que se le exigen y exigirán a este y a cualquier gobierno.

Por lo mismo insistimos que, al iniciarse este 2017, el Gobierno no puede detenerse sino que por el contrario, debe apurar su marcha y dar señales potentes de eficiencia y buena gestión. Reconocemos que hay capacidad de autocrítica y una permanente búsqueda de mejores condiciones de gobernabilidad y también está claro que en todo orden de cosas, el saber aprovechar las oportunidades puede marcar grandes diferencias y muchas veces de ello depende en gran medida el futuro de la región y obviamente, el desarrollo que se busca para este territorio, el que se vincula con múltiples variables; por lo que el desafío es articularlas y transformarlas en esa indispensable hoja de ruta que advierte a los ciudadanos hacia dónde se camina y con cuáles perspectivas.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook