El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Residuos sólidos o basura
Peter Hartmann, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida - 11-01-2017

No nos falta tema ni novedad ambiental como para comentar. La semana pasada aquella de los residuos sólidos parece haber sido de las principales. Junto con la advertencia de que la nueva ley sobre estos residuos parece permitir la internación de ellos desde el extranjero, algo que evidentemente no debe ser, se suman las noticias sobre un centro de gestión de residuos sólidos en Cochrane y los problemas que hay con el basural colmatado de Tortel.

La verdad es que este tema definitivamente es de aquellos en que en nuestro país estamos a décadas por detrás de las soluciones ya usuales en otras partes del mundo, y la Región de Aysén, “Reserva de Vida”, no es excepción. Y tampoco es la primera vez que nos referimos a él y por ejemplo, a la cantidad de muestras negativas que tenemos, en lo que destacan los basurales, por mas que intenten llamarlos rellenos sanitarios, de Puerto Aisén y Coyhaique. Vale recordar que para el primero la institucionalidad (con complicidad de la Contraloría) logro pasar una Declaración de Impacto Ambiental gracias a la mentira de que en el Km. 12, lugar donde se ubica, no habría habitantes afectados. En el segundo caso, éste funciona sin contar con aprobación de su modificación y por tanto existe el riesgo de filtración de líquidos pendiente abajo y hacia el Río Coyhaique, lugar poblado y de captación de agua potable. Súmese la cantidad de basurales al margen de la ley y/o que funcionan “gracias” a los decretos de “emergencia” indefinida del Servicio de Salud.

Vale recordar que desde hace al menos 25 años venimos advirtiendo la necesidad de separar y manejar residuos, al menos, en orgánicos y los demás; así se evita buena parte de los problemas. Además constatamos que el reciclaje de los no orgánicos en la región es una tarea compleja, ya que implica solucionar la barrera del transporte para enviar los residuos al centro del país. La alternativa es hacerlo acá y algo se puede. Por cierto, cuando hemos propuesto soluciones, suele salir algún decisor refutando que “eso es imposible”. Aparte de los errores que se han cometido, de los cuales en vez de aprender de ellos, han servido para mantener todo tal cual o peor. Así y todo, vale destacar las iniciativas actuales de Martino y Fecunda Patagonia en el reciclaje y de Mingalegre, Asher, aparte de los nuestros, en la parte educativa.

En todo caso, en el resto del país la gestión de residuos sólidos, salvo ejemplos aislados, también es un desastre y muestra la ausencia de encarar esta temática con decisión. Mal que mal en nuestra sociedad uno de los indicadores de desarrollo es en base a la cantidad de residuos producidos y nuestra cultura consumista se refleja en las basuras visibles por doquier, ya casi como parte del paisaje. En eso esperamos la ley respectiva, al menos, constituya un avance. La cuestión es que en esos residuos, cuyos depósitos nadie quiere cercanos y que suelen constituir un tremendo problema ambiental, hay muchos recursos perdidos. Como si fuéramos país ricachón que se puede dar el lujo de farrearse materias ya elaboradas y reciclables con poca energía y materia orgánica como si no hubiese necesidad de abonar y mejorar suelos.

En estos años, además, nos hemos encontrado con varios intentos de “soluciones estrella” de los cuales poco y nada se ha sabido a posteriores. Uno de ellos, precisamente era el proyecto para un nuevo repositorio para los residuos de Tortel, para lo cual incluso se adquirió una barcaza. De  esa época también es la “solución” para Río Tranquilo, que a poco andar resultó encontrarse aguas arriba de la toma de agua potable del poblado y además  aquella de Cerro Castillo. Si contamos la cantidad de tiempo y dinero que se pierde en estudios inservibles (súmese en Tortel aquellos de alcantarillado y otros), vale hacerse la pregunta de cómo es posible este despilfarro sin que jamás existan responsables. La verdad es que la cantidad de millones gastados solo de lo que conocemos de Tortel en inversiones y proyectos mal ejecutados y estudios inútiles de todo tipo es tremenda.  Y si contrastamos resultados con lo hecho allá por nosotros como ONG’s regionales en conjunto con la comunidad, con escasos medios, la diferencia es abismal.

Por eso, la noticia de un centro de gestión de residuos en que se intente resolver el tema mas de fondo e integral es una muy buena noticia y deseamos ese proyecto tenga buen resultado y constituya un ejemplo. Y esperamos esa solución no se quede solo en la parte técnica y en gastar millones, porque evidentemente la raíz del problema es cultural. Y también política. Eso implica tomarse el tema como desafío integral para la institucionalidad y la autoridad política.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook