El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Sobre el largo plazo
Felipe Candia Araya - Ingeniero Civil Industrial, Ingeniero Forestal, Programa Msc. Natural Resources Management and Development (TH Köln)
Columnista, Colaborador - 12-01-2017

Planificar hacia el largo plazo no es sólo una cuestión de definir un horizonte superior a 10 años. Es una forma de pensar, es también una cuestión cultural. En tiempos de la inmediatez de la información y de los productos desechables es difícil controlar la ansiedad y la impaciencia por ver resultados. Es que planificar al largo plazo es demasiado OCDE, es más fácil pensar en el largo plazo cuando estás acostumbrado a que las necesidades más urgentes y cotidianas están cubiertas. Pero en nuestro caso, pertenecer a ese grupo de elite mundial sólo responde a una particular realidad representada por un puñado de comunas del sector oriente de Santiago.

Para muestra un botón. A un año de iniciada la implementación del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de Coyhaique, las críticas respecto a los resultados de las políticas para descontaminar el aire de la ciudad abundan. Quizás las expectativas de algunos eran que Coyhaique dejaría de oler a humo de leña con la sola publicación del decreto en el Diario Oficial. Podríamos discutir si las medidas contempladas en el PDA son suficientes y apropiadas, por supuesto. Pero no podemos juzgar ahora los resultados de un plan que ha sido elaborado para un horizonte de 10 años, y que además puede ser readaptado en función de sus resultados parciales. Menos aún podríamos juzgar si la política de descontaminación es suficiente cuando aún falta por implementar otro PDA orientado a la fracción fina de contaminantes. Es cierto, a todos nos duele aparecer en rankings de contaminación, pero alcanzar una meta tan ambiciosa es imposible en el corto plazo. La experiencia de Temuco nos enseña que éste puede ser un desafío que vaya - incluso - más allá de los 10 años.

El problema de no saber planificar el largo plazo reside en que las decisiones se toman en blanco y negro. También implica esconder la calculadora política por un rato. Mientras más largo el horizonte de planificación, mayor cantidad de soluciones posibles. Pero bajo la lógica de “blanco o negro” es imposible darse cuenta que entre el “Extractivismo Salvaje” del siglo XX y la “Ecología Profunda” de los 70s y 80s existe una inmensa gama de matices. Ambos extremos han sido intensamente criticados en la literatura afín, lo que hace pensar que aplicados a la escala regional ninguno de los dos extremos es Sustentable y, en consecuencia, el Desarrollo Sustentable de la región sólo sería posible encontrarlo en los matices.

Pero para ser justos, tampoco es que nadie en la región piense en el largo plazo. Es interesante el proceso participativo desarrollado para definir la política energética de la región. Los resultados podrían gustarnos o no, pero no podemos desconocer la virtud del proceso de integración de distintos actores relevantes (incumbentes, stakeholders…Ud elija el nombre que más le guste). 

Por otra parte, si uno revisa la página web del GORE, existe un set completo de documentos orientados a planificar la performance futura de diversos sectores, como también una “Estrategia Regional de Desarrollo”, cuya elaboración fue patrocinada por la CEPAL, y donde conceptos como “Desarrollo Endógeno” están incluidos en el texto. Entonces, si planificamos a largo plazo, ¿Por qué avanzamos tan lento?

Quizás, y sólo quizás, planificamos mal. Quizás no incluimos a todos los que teníamos que incluir cuando empezamos nuestro proceso de planificación. Quizás, dado que éstos no fueron incluidos, la planificación no responde a la realidad regional y menos a las expectativas de quienes habitan ahí.

Quizás, y sólo quizás, no tenemos indicadores de gestión adecuados, y de tenerlos quizás ni siquiera los usamos. O quizás la planificación no es lo suficientemente dúctil para ser adaptada durante su implementación. Quizás la ciudadanía ni siquiera es consciente de los alcances de la planificación, y por lo tanto no tiene capacidad para reaccionar y presionar a sus autoridades para cumplir los objetivos auto impuestos para la región.

Quizás, y sólo quizás, las decisiones de algunos son tomadas pensando en el resultado en la próxima elección, aunque éstas no aseguren el éxito de la planificación de largo plazo.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook