El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
''Lícito, pero inmoral''
Camilo Inti Ernesto Gutiérrez Vera, Periodista - 12-01-2017

Hace mucho tiempo que no veo televisión, ni siquiera noticieros, es que la veo como un agente estandarizador, nos vuelve homogéneos y más bien prefiero leer. Creo que, pese a la concentración de las riquezas y medios de comunicación en un sector político de nuestro país, en la prensa escrita se puede encontrar y rescatar más diversidad y verdad, principios esquivos para el periodismo de hoy.

Habiendo dicho lo anterior le podría apostar que gran parte de Chile no vio, ni recuerda la entrevista del “cura” Felipe Berríos. Bueno, la podrá encontrar en la prensa escrita con el título de esta columna y quizás luego de leerla, creerá lo mismo que yo: algunos políticos nacionales y regionales debieran asistir a sus misas y practicar el sermón del “curita”.

No requiere mayor análisis y sin embargo pareciera tener más validez que el año que se hizo la entrevista. No porque algo no sea penado por la ley quiere decir que sea bueno e incluso aceptable.

Muchos políticos hoy cuestionados y procesados judicialmente quizás no pasen un día en la cárcel; quizás, incluso, sean declarados inocentes y no por ello sus conductas fueron morales. Es que pasan cosas en nuestro país y en la política que, siendo inmorales, criticables y cuestionables, no son castigadas porque simplemente no están penadas en la ley. Es que algunos chilenos necesitan conocer el código penal para saber si algo es bueno o malo.

Un amigo que estudiaba derecho se jactaba que la ley era innata al ser humano, decía: “la ley es el sentido común por escrito” y sin embargo parece que algunas personas y también políticos carecen de ese sentido común.

A Sebastián Piñera, por ejemplo, habría que haberle explicado que no era moral invertir en una empresa que se volvería más rentable si es que el país, del cual era presidente, perdía soberanía y años antes habría que haberle advertido que no era bueno quebrar el Banco Talca y darse a la fuga; Habría que haberles dicho a los hijos de Cristi y Larraín que no era moral transportar droga (cocaína y éxtasis) o atropellar en estado de ebriedad y asesinar a un peatón, para luego darse a la fuga y usar la influencia de sus padres parlamentarios para disminuir sus responsabilidades, incluso salir impunes.

También habría que recordarles a algunos que no era moral apoyar a un régimen que torturaba y asesinaba, no es cristiano apoyar matanzas; que ser funcionario de confianza y designado de dictadura te hace prácticamente cómplice de los crímenes de lesa humanidad, pues le diste sustento y gobernabilidad a dicha dictadura.

Habría que decirles a algunos políticos que el estado no es un botín de guerra o una extensión de su oficina, que no es moral recibir plata de empresas para financiar campañas. Habría que haberles advertido que hacer asesorías y legislar para grupos económicos no es lo más decoroso y que se podrían ver mal esos millonarios depósitos en sus cuentas bancarias, no de gusto es un tema que investiga el Ministerio Público.  

Y sin embargo desfilan impunes e inmutables, algunos de ellos, incluso, acusan complots contra ellos y siguen como si nada hubiere pasado, en carrera y postulación. Es que así como nos recordara Berríos “no porque sea lícito, es moral” y pese a ser de sentido común, como dice la anécdota, parece ser el sentido menos común de todos.    

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook