El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
La angustia que vivimos
Alberto Saini Baroni
Columnista, Colaborador - 26-01-2017

La angustia se percibe en nuestros rostros frente a múltiples focos de fuego.  La inquietud, la intranquilidad es el sentimiento de todos. La esperanza que este catastrófico fenómeno de múltiple destrucción no se prolongue y pronto llegue a su fin.

¿Cuánta pradera en el sector de varias provincias de la zona central, sur del país, la pradera cuya cobertura herbácea está marchita o seca en campos llanos y en plantaciones forestales y matorrales ha sido devorada por el fuego?   

Pero estamos seguros que estas miles y miles de hectáreas volverán nuevamente a exhibir su lozanía, su vigor, su frondosidad, pues tras este enorme desastre está el denodado empuje del hombre que no claudica ante la adversidad.

Los habitantes de Aysén miramos con temor la extensa destrucción que esta energía descontrolada ha producido y con reparo y duda, que es justo que la manifestemos nos preguntamos si este cambio climático tuviese similares o parecidos patrones de intensidad en nuestra Región ¿Estamos preparados, hay programas de prevención, educación, personal, intermediación, y financiamiento?

Esta inquietud surge del hecho que en la región de Aysén cada año se va incrementando la cantidad de turistas nacionales y extranjeros que en su mayor número tienen movilización propia y de personas a pie que transportan en su espalda mochilas con comida, ropa y otros enceres necesarios para excursión o marcha.  Sabemos también que no en todos ellos existe precaución por el peligro que significa dejar fogatas, tizones, papeles, y desperdicios.

Pueda ser que el cambio climático en nuestra región sea favorable para mantener la humedad del suelo ¡Ojalá que así sea!  Nuestra responsabilidad como Región es tener siempre presente que Aysén por sus condiciones naturales es reserva de vida para nosotros, nuestros hijos y la Humanidad.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook