El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
El desarrollo en deuda con las personas
Redacción, Diario El Divisadero - 17-04-2017

Siempre surgen desde la ciudadanía las más diversas interrogantes e inquietudes sobre las propuestas que el Gobierno pone en marcha para poder generar un auténtico desarrollo en la Región de Aysén, un proceso a escala humana donde todos y todas se beneficien.

Así como los empleados públicos y municipales exigen que se nivele la asignación de zona, en el ámbito privado hay también una gran cantidad de trabajadores y trabajadoras que anhelan recibir un mejor salario, que les permita vivir mejor y reconocer que en este territorio el costo de la vida es más alto.

Y es que más allá de los debates y posturas ideológicas, la comunidad extraña la falta de claridad para poder definir las fórmulas o mecanismos mediante los cuales se resolverán aquellas situaciones que la propia ciudadanía prioriza como urgentes de atender. Salario y pensiones con sello regional, equidad en aspectos tan fundamentales como educación y salud, más y mejores empleos, son solo algunas de las prioridades ciudadanas que siempre tienen como respuesta, palabras bonitas de los gobiernos y sus autoridades, pero que requieren de mecanismos específicos para poder llevarlas de la teoría a la práctica.

Volvemos a insistir, si dejáramos de lado los ideologismos y nuestras personales y legítimas diferencias en todo ámbito, tal vez no resultaría muy difícil ponernos de acuerdo para definir qué tipo de desarrollo requerimos para que la región de Aysén y su gente puedan avanzar hacia mejores estándares de vida.

Aún tenemos una gran cantidad de hombres y mujeres que prefiere depender laboralmente de los planes de emergencia que se financian con recursos estatales, por lo tanto, estamos frente a un escenario complicado, extraño, donde por una parte se amplía la oferta laboral privada, pero no disminuye la dependencia fiscal. Persisten situaciones que cuesta entender, especialmente un mercado laboral muy frágil, trabajadores y trabajadoras muy mal calificados y una oferta de capacitación un tanto añeja, algo desvinculada de las necesidades laborales regionales, donde no se notan acciones conducentes a atender la demanda real. Si hay recursos, es fundamental saber cómo invertirlos e invertirlos bien, aplicando políticas que correspondan a la realidad regional.

Quizás sea oportuno destacar que por lo menos en la región de Aysén existe una gran idea/fuerza para convertir esta región en una zona, primero, conectada a Chile, incluida como parte del macro concepto de desarrollo y segundo, considerada por sus contribuciones estratégicas en el ámbito productivo.

Estamos apostando porque esa misma idea/fuerza también genere reales oportunidades de desarrollo humano, de buenos servicios educacionales y de salud, de mejor acceso a la enseñanza superior para nuestros jóvenes, de mejores empleos, de muchos más beneficios vinculados directamente a las personas y no solamente obras, que por sí solas sólo son eso, obras.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook