El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Del centro a la izquierda y un poco más allá
Camilo Inti Ernesto Gutiérrez Vera, Periodista - 20-04-2017

Desde el centro a la izquierda se viven días agitados, las pugnas internas de la Nueva Mayoría se vieron acentuadas con la autocensura del Partido Socialista al decidir no llevar un candidato presidencial propio y eso inclusive se acrecentó al elegir el peor escenario temporal y político para descartar a Ricardo Lagos. Pero el diagnóstico no es exclusivo del conglomerado de gobierno, la izquierda que no se circunscribe a la Nueva Mayoría transita sus propios conflictos. 

Lo sucedido a Ricardo Lagos o la auto marginación socialista de la carrera presidencial, es una situación, para muchos, inexplicable. Inexplicable no sólo porque Lagos tenía completa disposición a una primaria, sino porque su compromiso sobrepasaba cualquier resultado. Lagos se sumaría con todos sus atributos a la campaña vencedora y lo más probable, que en un escenario de 3 candidatos, no hubiera sido la suya, pero estaría aún más fortalecida.  

La salida de Lagos no sólo extremó las posiciones entre el Partido Comunista y la Democracia Cristiana, de por si casi siempre contradictorias, sino que indispuso a dichos extremos del conglomerado a una tensión cada vez es más pública, mediatizada y descuidada. Pero no sólo eso, sino que aun cuando no se comienza a discutir temas de fondo y programáticos, para al menos tener claro qué nos diferencia, la discusión se centra simplemente en formas e interpretaciones, tan antojadizas como interesadas.

El reordenamiento que se dieron al interior de la Nueva Mayoría reubicó Carolina Goic frente a Alejandro Guillier y no al lado como hubiera sido lo lógico e ideal en integrantes de una misma coalición. Con ello los enfrentamientos y lenguaje hostil comienza a volverse cotidiano y pese a que confío que el objetivo es superior y que políticos de larga trayectoria logren persuadir a otros menos experimentados, se complejiza una salida común antes de primera vuelta, un conglomerado sano para segunda vuelta y con ello, la victoria frente a la derecha. No sólo se requiere madurez, sino responsabilidad.

El escenario tiende a complejizarse con la irrupción del Frente Amplio, mucho se verán tentados a forzar los discursos hacia la izquierda, en tanto otros, a centrarla o moderarla a tal punto que ambos extremos se hostiguen y por si solos pierdan votos. 

Revolución Democrática (RD) quiéralo o no tiene lazos con la Nueva Mayoría, desde pactos de omisión que le pavimentaron el ingreso al Parlamento o Municipios, como el formar parte de equipos de decisión al interior del Gobierno, esos antecedentes contrastan y sorprenden con el discurso crítico al actuar gubernamental. Muchos de sus cuadros políticos tienen origen en partidos tradicionales e históricos y pese a eso, el desprecio pareciera ser mayor por quienes residen en barrios ideológicos similares a quienes piensan absolutamente distinto a ellos, Piñera.

Sin embargo, entre la bajada por secretaría de la actriz Javiera Parada y su posterior renuncia a RD de quien hace sólo unos días sería su candidata a diputada en el distrito N°8 o su reciente proceso eleccionario que eligió una directiva a través de voto electrónico con un 80% de abstención (8 de cada 10 no ingresaron a internet), esta autodenominada renovada izquierda, domiciliada hasta hoy en el “Frente Amaplio”, se verá igualmente invitada a golpear y criticar a la Nueva Mayoría, una forma de validarse discursivamente, incluso, mucho antes que como estructura.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook