El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Poner las ideas al servicio del desarrollo
Redacción, Diario El Divisadero - 18-05-2017

Estamos en un año electoral, y somos testigos de una campaña ya desatada, lo que debería transformarse en el escenario propicio para que el debate, las ideas o el simple y legítimo ejercicio de la controversia, sean protagonistas permanentes del cotidiano flujo informativo que reciben los ciudadanos y ciudadanas a través de las redes sociales y medios de comunicación.

Nuestras metas, desafíos, anhelos e inquietudes colectivas se relacionan con deseos absolutamente transversales; una mejor región, un mejor pasar, un estado de bienestar y tranquilidad social en todo ámbito. De todo esto se hace cargo, en la teoría, la política y sus aristas relacionadas con los procesos eleccionarios. Pero por ahora, no cabe duda que son múltiples las tareas que debemos asumir en conjunto para que este territorio comience a hacerse notar por su factor humano y sepa poner esas potencialidades como elemento decisivo a la hora de las definiciones. Obviamente que los electores/as, los ciudadanos/as, tienen legítimas diferencias ideológicas, pero también muchísimas coincidencias a temas transversales que se relacionan directamente con el siempre relevante concepto de “desarrollo regional”.

Claramente en estos períodos álgidos, donde los ideologismos cobran un tremendo protagonismo, faltan señales claras y potentes desde las autoridades para generar certidumbre social, actitudes de verdadera tolerancia y un discurso más consecuente entre lo que se dice y lo que se hace. Esto porque a veces la distancia entre la teoría y la práctica es abismante, y se genera un clima de mucha incredulidad y desconfianza en la ciudadanía.

Y en esto, cada habitante de Aysén tiene plenamente asumido su deber de aportar decididamente al desarrollo de este territorio, anhelo que hace rato viene manifestándose con mucha fuerza en el diario vivir de los hombres y mujeres que formamos parte de esta comunidad patagónica y que no puede ni debe estar condicionado a las autoridades de turno, sino que más bien a compromisos que están por sobre las ideologías.

Este 2017 ha tenido hasta ahora sus cosas buenas y malas, sus luces y sus sombras, con promesas en marcha que deben repercutir positivamente en aspectos fundamentales para nuestra gente.

Se trata de anhelos absolutamente atendibles en cualquier democracia, pero que a veces se tornan algo difíciles de alcanzar por diversos problemas que en este territorio parecen acentuarse por cuestiones de distancia, aislamiento u otros factores. Pero nos motiva mirar lo que resta de este año con optimismo, agradecimiento y satisfacción, con esa sensación de que siempre podrá ser mejor, y lo que sigue pendiente es posible de cumplir en el futuro.

Este año electoral han aparecido nuevos liderazgos y nunca se deben agotar las motivaciones que estimulen el progreso que todos/as anhelan. Debe ponerse en valor el sentido de pertenencia, sin caer en chovinismos, y apelar a ese sentimiento de arraigo con esta tierra para impulsar unidad verdadera, auténtica y comenzar así a construir un futuro mejor.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook