El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Somos el centro del sur
Jorge Calderón Núñez - Sociólogo
Columnista, Colaborador - 19-05-2017

Participar, involucrarse, decidir, de eso se trata la descentralización. De ser parte activa del proceso de desarrollo. No es un mero trámite administrativo, una ley más o un cargo adicional para las regiones, es verdaderamente el despertar de una forma de pensar y vivir el territorio y el maritorio que habitamos a lo largo de Chile.

Por eso es que en lugares como Aysén, ya no entendemos que se perpetúe el modelo del centralismo.  Como ocurrió hace más de 500 años, cuando arbitrariamente se ubicó a la Tierra como centro del Universo, por estos días poner a Santiago en el centro de interés de Chile es una arbitrariedad, un subjetivismo anacrónico y paradigmático ya obsoleto.

La discusión y la batalla entre “centro” y “periferia” es tan antigua como permanente, debido a que es la base de la tensión de desarrollo entre los territorios de un país.

No obstante, pareciera que siempre hemos querido ser regionalistas, y en realidad es algo reciente, pues en el siglo pasado todavía se trataba como una idea “fuera de lugar”, el que todo el territorio chileno no estuviera tutelado por la capital nacional o la gran metrópolis. Hoy no.

El desafío es buscar nuevos centros, tendiendo al policentrismo, donde variados puntos del mapa se consoliden como protagonistas del desarrollo.

Sabemos que buena parte de las cosas importantes no pasan en Santiago, que lo importante ocurre en las regiones, que el desarrollo de los ejes productivos del país está en regiones, que los mayores recursos nacionales también, y que la mayor infraestructura física del país está a lo largo de Chile.

En 2017, estamos a las puertas de la primera elección presidencial con la posibilidad que miles de chilenos que viven fuera de nuestras fronteras nacionales, también puedan participar votando. Estamos batallando porque la posibilidad de elegir Gobernadores Regionales (Intendentes) se materialice de una vez por todas, y estamos potenciando las capacidades de nuestros Gobiernos Regionales.

En definitiva y aunque aún disturbe a algunos conservadores en esta materia, pienso que nos hace bien comenzar a ser más protagonistas de nuestro propio desarrollo. Dirán que falta institucionalidad, pues la impulsamos; que falta experiencia, pues la acumulamos; que faltan recursos, pues los vamos allegando poco a poco, pero ya no hay más excusas para mantener “paternalismos” centralistas de antaño, las regiones, todas, somos hermanas, no hay una mejor que otra, o una por debajo de otra. Nos merecemos comenzar a ser el centro de nuestro desarrollo y en especial del sur de Chile, pero para ello primero, tenemos que partir convenciéndonos nosotros mismos, quienes habitamos en la Patagonia Aysén.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook