El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
La ineficiencia al desnudo
René Legue Cárdenas, Administrador Público, Licenciado Ciencias Políticas. Máster en Educación y Candidato a Doctor en Di - 17-07-2017

Son variados los problemas o situaciones que día a día quedan al desnudo en nuestra sociedad, no obstante ello, los chilenos(as), enfrentamos el día a día realizando las mismas tareas y obligaciones de siempre, es decir, estamos inmerso en una rutina donde nos hemos ido acostumbrando a vivir como un robot, frio, técnico, metódico y calculadores, y no nos damos cuenta que cada día que pasa nos olvidamos que somos personas, seres humanos con múltiples necesidades y de todo orden.

Pero cuando aparecen temas que escapan lo cotidiano de la vida, es decir, que son atentatorios  a la dignidad de las personas, como ciudadanos reaccionamos de distinta forma, algunos rechazando estos males, otros, repudiando enérgicamente tales situaciones, mientras que los menos y que por distinta razones, sean que están más cerca o simplemente forman parte de la administración del modelo actual, su reacción siempre es pasiva, y muchas veces conservadora, aceptando que hay problemas, pero que lo que se está haciendo va en el camino de las soluciones. 

Ante estas indiferencias que hoy vive nuestra sociedad y conscientes que el modelo actual no sirve para dar soluciones dignas a los problemas que enfrentamos como país y mucho  menos como región, lo sensato es asumir una conducta firme, clara y convincente, en el sentido de cambiar este modelo economicista y de elites, por otro que garantice dignidad, felicidad y calidad de vida para todos sus habitantes, es decir, debemos construir un nuevo modelo de desarrollo, donde las instituciones, valores, instrumentos y herramientas con que debe contar un Estado, esté al alcance y cercano a la gente, siendo dicho modelo expresión de lo auténtico y real de cada chileno y chilena, donde el trabajo, la educación y la salud, deben constituirse en los pilares fundamentales de la nueva sociedad que hay que construir, pues recuperar la dignidad que hoy día esta violentada y vulnerada en muchos casos, solo será posible con una nueva institucionalidad creada en democracia y con nuevos actores, sin vicios, sin sesgos y sin interés, de ninguna índole.

Duele en el alma escuchar los males que día a día está entregando este modelo capitalista actual, tales como el caso Sename, donde mucho niños y niñas que a diario son vulnerados en sus derechos mínimos elementales, maltratados y violentados por años, donde el más fuerte, motivado por la avaricia y el afán por ganar más y más, o por aquellos que priorizan sus interés personales o de grupos, por sobre los interés de la sociedad, o donde el afán por tener cuotas de poder para seguir lucrando, aún en contra de la propia dignidad de las personas, se convierte en una constante permanente y habitual y donde la estructura del Estado no actúa a tiempo, ni asume la voluntad política en su debido momento para solucionar estos casos, nos indica que estamos en presencia de una institucionalidad ineficiente, burocrática, deficitaria e indolente con el dolor humano, lo que por cierto deja al desnudo la forma como se ha venido gestionando este tema humano, deja al desnudo la forma egoísta, sectaria y de absoluta discriminación con los más débiles.

Lo mismo ocurre con otros temas o problemas que a diario se presentan en nuestro país y región, como lo es, la forma ineficiente con que se abordó el tema de nuestros hermanos mineros de Chile Chico y que a la fecha de hoy, no han sido encontrados, y lo que duele más es escuchar a las autoridades de la región, que ya no hay nada que hacer, si su deber es seguir gestionando hasta encontrarlo, no se puede asumir una conducta tan irresponsable como gobierno ni tampoco como Estado, hacerlo implica lisa y llanamente dejar de actuar y la administración del estado, por principio, valor y ley, le corresponde entregar y garantizar un servicio permanente y continuado en el tiempo, por lo que le corresponde seguir buscando hasta encontrarlos.

Otro tema, de naturaleza similar es el que le afecta a mis hermanos pescadores del litoral norte de nuestra región, producto de los innumerables problemas que han tenido que lidiar en los últimos 40 años y que le afectan en su actividad pesquera, como en la extracción de los recursos marinos, producto de una ley de pesca nefasta (ley Longueira), para los intereses del país y de las regiones, pero por sobre todo, para los pescadores artesanales y sus respectivas familias, pues esta actividad económica y laboral constituye la base más importante para el bienestar de estas familias. Si a ello le agregamos las presiones que hoy ejercen otros grupos de interés en el sector, tendiente a autorizar a las flotas pesqueras de otras regiones para que ingresen a los mares de nuestra región a explotar los escasos recursos que hoy le ofrece nuestro mar y territorio a nuestras familias en la región, no me parece ni la comparto, por lo que llamo a nuestras autoridades de gobierno, asumir este tema con personalidad, con autoridad y eficiencia, teniendo como único norte los interés de la pesca artesanal de la región y el bienestar de nuestras familias. 

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook