El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Parques nacionales y la toma en Valle Chacabuco
Peter Hartmann, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida - 11-10-2017

Mientras nos dedicábamos al pacifismo la semana pasada, nos sorprendió la reclasificación de la Reserva Nacional Cerro Castillo a Parque y las numerosas reacciones que hubo, mientras en Valle Chacabuco un grupo se tomaba las instalaciones del futuro Parque Patagonia.

Sobre el Parque Nacional Cerro Castillo algo ya hemos opinado y respecto al bastante improvisado acto de reclasificación, que provocó numerosas críticas, algunas por falta de participación, otras aparentemente  de cariz político, nuestra posición es que siendo integrantes del Comité Consultivo Regional de Áreas Protegidas e iniciadores del turismo comunitario sustentable en Castillo, nos hemos estado enterando por la prensa de todo esto. Y la verdad es qu, por una parte, pensamos que el paso a parque era una buena oportunidad para solucionar algunos serios problemas que tiene esa área “protegida” ya que lo de “parque” no puede quedar solo en el título y por otra, nos parece que es imprescindible la buena convivencia, inclusión y trabajo conjunto con los vecinos, ONG’s ambientales y operadores turísticos que viven ahí y acá. 

Y respecto al Parque Nacional Isla Magdalena, ahí la necesidad es que el Estado realmente lo proteja, porque desde su creación nada ha hecho en ese sentido. Si el Estado chileno se compromete a proteger  y pretende sacar réditos económicos de estas áreas, también debe invertir en ellas y protegerlas efectivamente.  En otro orden, vale comentar que el objetivo principal de los parques nacionales no es el económico, sino la protección de ecosistemas, con lo cual evidentemente aportan servicios ambientales a la economía y al turismo. Los parques y sus vecinos no pueden pasar a ser escenografía de la industria transnacional del turismo. Y respecto a las críticas de los gremios empresariales, nos llamó la atención que no perdieron palabra para referirse a la toma ¿Y si esa toma hubiese sido en alguna de sus propiedades, que habría pasado? ¿Qué habría pasado si un grupo mapuche les toma un campo o los pescadores unas salmoneras?

Ahora, respecto a esa  toma en Valle Chacabuco, de un grupo de medianos propietarios ganaderos y comerciantes que enarbolaron un cartel que decía “hijos de pioneros exigimos el derecho preferente a los terrenos productivos”, vale recordar que no es la primera vez que lo hacen y que al igual que la vez anterior estábamos en periodo electoral. Todo indica a que esa gente es utilizada  desde las bambalinas por el Diputado Sandoval, ahora candidato a Senador, que en ambas ocasiones se encontraba moviendo los hilos en Cochrane. Y el que esa toma haya sido justo cuando la Presidenta se encontraba en Castillo dando a conocer la reclasificación, claramente tenía sentido de funa. 

Por cierto, el Diputado podría ser más gauchito  para sus cosas y dar la cara cuando organiza o participa en estas cosas.

En lo demás, vale hacer presente que quienes dirigían a ese grupo eran en su tiempo los más fanáticos partidarios del proyecto HidroAysén que le iba a inundar parte de los campos a esos hijos de pioneros y que la AG Río Baker tiene una promesa de compraventa y arrendamiento con HidroAysén de su propiedad del Lote 26 “El Manzano” de 3.965 hectáreas, por cuya firma ya recibieron sobre 250 millones de pesos. Ese predio fue adquirido con fondos internacionales conseguidos por la Fundación para el Desarrollo de Aysén, FUNDA, precisamente para ayudar a los hijos de pioneros con terrenos productivos y fue  inscrito a nombre de la AG en 1992. Como es conocido además, HidroAysén tiene varios campos abandonados en esa zona. ¿Por qué será que  no se toman esos terrenos productivos ociosos? 

En cuanto a la crisis que afecta al campesinado, no solo en esta región, uno de los factores que podrían ayudar a superarla es el riego. De hecho el año pasado en la zona de Cochrane la sequía fue grave. Sin embargo, los derechos de aprovechamiento de agua  de la cuenca del Baker son monopolizados por HidroAysén con lo que toda nueva solicitud era rechazada, inclusive una para agua potable de Cochrane. Extrañamente jamás supimos que algún dirigente  de éstos y el Diputado hicieran algo para remediar o al menos  denunciar  esta grave situación.

En cuanto a la participación y legitimidad de declarar Parque Nacional al Valle Chacabuco, vale recordar que esa propiedad fue  concesionada desde principios del 1900 a grandes ganaderas en manos de extranjeros (Bridges admite que no era rentable), en la UP paso a asentamiento de la CORA (dicen que quebró) y en la dictadura fue vendida con deudas al belga Francoise De Smet. Como no se pagaron las deudas, hace más de una década hubo un intento de remate, pero, con la intervención del Senador Horvath, se condonó la deuda traspasando parte del predio a la R.N. Lago Cochrane. Mientras, en  la Estrategia Regional de Biodiversidad, con participación ciudadana, se determinó primera prioridad de conservación para ese valle, lo cual en rigor implicaba su compra por el Estado para su protección. Sin embargo, sería la Fundación Conservación Patagónica la que lo adquiere con ese fin cuando De Smet decide vender la estancia (dicen seguía no siendo rentable), lo que provocó otras ofertas por grupos de ultraderecha y que llevaron el precio a 10 millones de dólares. Por lo que nos han dicho, quiénes laboraban ahí pudieron seguir haciéndolo y con sueldos mejores. 

Por último, si el P.N. Torres del Paine mueve la economía de Natales ¿Por qué el P.N. Patagonia no podría provocar lo mismo en esa zona? ¿Por qué no podrá ser posible el complemento  y convivencia armónica de ganadería, turismo y conservación del patrimonio, bien llevados, en forma sustentable y en convivencia simbiótica y sinérgica?

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook