El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
El temor a la participación ciudadana
Redacción, Diario El Divisadero - 11-10-2017

A propósito del desinterés de la gente por la política, como resultado de esta apatía, se ha incrementado la preocupación ciudadana por otros ámbitos del quehacer social, especialmente en temas de educación, medio ambiente, inclusión, trabajo y derechos civiles, lo que es sumamente bueno porque obliga al Gobierno a hacerse cargo de esta nueva ciudadanía, más empoderada, y a ofrecerle una propuesta más integral en el ámbito de la participación y de profundización de nuestro sistema democrático, donde el protagonismo de la población no se vea circunscrito o reducido solamente a procesos electorales.

La realización de primarias, en la política tradicional y partidista, y de plebiscitos para decidir sobre temas relevantes para el país y su gente, son las señales que se esperarían de un gobierno realmente vinculado con la población para así poder otorgarle mayor poder de decisión a la ciudadanía.

Pero nada de eso es parte de nuestra institucionalidad republicana, y aún cuando al gobierno se le escucha permanentemente pregonando mayor participación de la gente, en la práctica no se ha avanza un solo milímetro.

El Ejecutivo, el Parlamento y los partidos políticos tienen una deuda enorme al respecto y pese a su demagógica teoría por cambiar las cosas, la realidad nos muestra otra cosa. Un simple ejemplo, la reciente visita de la Presidenta Michelle Bachelet Jeria, completamente alejada de los medios de comunicación, cero espacio para dialogar con ella sobre temas regionales, un síntoma inequívoco de un diseño de imagen corporativa que es la señal más evidente de la baja popularidad de esta administración.

Por ello insistimos que es bueno comenzar a debatir ideas y propuestas concretas, programas claros y coloquiales que sean conocidos y principalmente entendidos por la gente en los más diversos ámbitos. Detallar los impactos de tal o cual reforma, de las medidas que el gobierno pretende aplicar, es un ejercicio tremendamente democrático, pero más lo es cuando detrás de estas propuestas, hay participación ciudadana, opinión y aportes de la gente.

Hay que hacer hincapié en que la clase política tiene una tremenda responsabilidad para acercar a la ciudadanía los grandes temas de país, impulsando instancias que promuevan la participación y la opinión de las personas. Hay mucho trabajo por realizar. Además, debe existir de parte del gobierno de turno, de los políticos y de los propios parlamentarios, una real intención de preocuparse de las temáticas de interés ciudadano para reencantar a la población y así establecer los cambios que se anhelan. No debemos olvidar que el voto voluntario ha generado nuevas conductas sociales y los electores hoy pueden ejercer un rol muchísimo más protagónico en todo proceso democrático.

Ciertamente que la participación ciudadana no es cualquier ejercicio, es un acto de profunda solemnidad democrática donde se pone en juego mucho más que una tendencia política o ideológica, es un acto fundamental para sustentar este modelo que garantiza espacios de libertad y participación y que también permite construir sociedades que aspiran a vivir en un país más equitativo e inclusivo.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook