El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
La otra cara de nuestra realidad
Redacción, Diario El Divisadero - 11-11-2017

La percepción ciudadana, siempre necesaria y orientadora, nos lleva a concluir que la actual contingencia tiene a la gente, a nuestra comunidad, con un alto nivel de tensión e incertidumbre debido a los problemas sociales existentes en la región de Aysén, pero además, debido al clima de confrontación política que se ha generado, ad portas de las elecciones del próximo domingo 19 de noviembre.

Estamos frente a un momento complejo, con señales de intolerancia que comienzan a provocar más y más tensión, pero de todos lados surgen voces solicitando tanto al Gobierno como a la Oposición, dar señales potentes de querer llegar a acuerdos que permitan avanzar y no enfrascarse en discusiones estériles que sólo se circunscriben a las esferas de poder y poca o nula participación ciudadana generan.

Todos parecen estar en la búsqueda de soluciones urgentes para los problemas sociales más latentes que siguen situándonos como un territorio con muchas inequidades y que casi irónicamente, muestra indicadores de crecimiento económico y la cesantía más baja de Chile.

Desempleo y muchas otras dificultades de carácter social parecieran estar resueltas a la luz de estas estadísticas oficiales, pero los medios de comunicación, mostramos una realidad muy diferente, con casos de familias que de cierta forma ejemplifican las imperfecciones del modelo económico, específicamente sus desigualdades.

En este escenario, se hace fundamental que los municipios, las instituciones públicas y privadas, el mundo académico, las distintas corrientes religiosas y todos quienes quieran sumarse, se impongan como gran meta, iniciar un diálogo abierto y franco para poder superar las inequidades, y comenzar a dar las señales que la comunidad necesita ver.

Tenemos adultos y adultas mayores en la más completa indigencia, pensionados/as que viven con menos del salario mínimo y muchas situaciones sociales complejas y duras que debieran generar reacción gubernamental.

El capital de mayor importancia que tiene una comunidad, es su gente, por ello es tiempo de actuar con serenidad y responsabilidad para anticiparse a cualquier dificultad y promover las medidas y las acciones que incentiven y motiven y no frustrar las aspiraciones de la ciudadanía.

Todos debemos dar señales de apertura, de tolerancia, de humildad, de grandeza y de querer solucionar los problemas sociales que hoy sustentan el descontento de muchos habitantes de la región de Aysén.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook