Malos tratos en los servicios públicos
Redacción, Diario El Divisadero - 13-09-2018

No es culpa del gobierno de turno tener entre sus funcionarios de confianza a personas maltratadoras. Es un tema que tiene responsabilidades personales, pero que ciertamente daña la imagen del Ejecutivo, demuestra intolerancia y deja en evidencia algunas debilidades e inseguridades de quienes deben ejercer funciones delicadas y con permanente vinculación con la gente.

Algunas autoridades de confianza han aparecido más en la prensa por sus malos tratos que por su gestión, incluso siendo denunciadas por militantes de sus propios partidos, lo que agrava aún más una realidad que lamentablemente daña al Estado y deteriora la imagen del gobierno. Esos funcionarios y funcionarias de confianza, que no se avergüenzan de compartir auto fiscal con parientes directos, que maltratan a quienes no militan en su colectividad y que ven en todo trabajador o trabajadora fiscal, a honorario, contrata o de planta un enemigo potencial solo por haber trabajado en un gobierno de distinto sello ideológico, no sirven, son los que llegan a sus funciones a destruir el prestigio de una administración pública que clama por transparencia, respeto y eficiencia, no por operadores u operadoras que rinden pleitesía a administración gubernamental validando la intolerancia y el trabajo sucio, y peor aún, empañando a un gobierno que estamos seguros, no les ha pedido actuar con de manera tan déspota, sino que al contrario, les ha pedido tolerancia, respeto y entender que la democracia no es un botín de guerra ni que los servicios públicos son una agencia de empleo.

Falta control, falta que quien lidera el Gobierno Regional se manifieste sobre malas prácticas laborales con evidente sello ideológico, que están socavando la credibilidad de esta administración y generando incluso un legítimo cuestionamiento ciudadano transversal por la validación del amiguismo.

Creemos que ha llegado el momento de instalar estos temas en la agenda informativa y exigir que las autoridades actúen con grandeza, no echando gente ni haciéndoles la vida imposible a quienes no comulgan con sus ideas políticas.

Fosis, Bienes Nacionales, MOP, Justicia y otras reparticiones públicas han estado en los medios de comunicación no precisamente por la gestión de quienes las lideran, sino que por las malas prácticas que ahí se han denunciado. Ni siquiera se trata de empatar y comparar lo que ocurre hoy con lo que pasó en el gobierno anterior, y el anterior y el anterior. 

Es simplemente reconocer que al país, al Estado, no le hace bien que sus funcionarios de confianza actúen con actitudes indebidas, groseras y autoritarias. El Presidente Sebastián Piñera no quiere operadores políticos obsecuentes a su servicio, quiere un gobierno moderno, eficiente y tolerante, donde el mérito, la experiencia y el desempeño sean lo relevante.

Lo demás, es basura, es dañar gratuitamente la imagen de un gobierno y pretender vulnerar una institucionalidad donde el respeto por la función pública no puede ser ninguneado ni menos sometido a la intolerancia ideológica.

El Divisadero TV
Teaser Documental Poético "Hacia el Cielo"
Ver todos
Noticias Recientes
Daniel Bórquez participó en extenuante carrera de 100K en Australia
Instalan semáforo que informa sobre la calidad del aire en consultorio Alejandro Gutiérrez
Escuela Baquedano cuenta con sala de actividad física y salud escolar
Familias y autoridades celebraron inicio de la construcción de 50 viviendas sociales en Cochrane
Portada
Cultura
Una mirada a la escena musical patagónica
Panoramas
Semana de la Arquitectura en la región de Aysén