Amor a la patria, amor a la tierra
Patricio Silva, sociólogo - Movimiento Autonomista Aysén
Columnista, Colaborador - 14-09-2018

El mes de septiembre se denomina comúnmente como “el mes de la patria”, producto de como todos saben, de la celebración del 18 y la independencia de Chile. Pero en esta oportunidad no me voy a referir si realmente vale la pena celebrar tal fecha, tenemos un problema de memoria y de historia que da para largo. Lo que quiero rescatar es ese patriotismo que sale a luz por estos días, donde la chilenidad se antepone por sobre todas las cosas.

Cuando escuchamos la palabra patria, para algunos les genera mucho orgullo, para otros es cuestionable hasta indeseable. Pero más allá de sus apreciaciones, una propiedad que no se puede evadir es la relación que tenemos con nuestras tierras, con una historia de vida, un lazo afectivo por el lugar que nos toca vivir o donde nos hacemos parte.

Pero parece ser que la patria se convierte en un simple símbolo, en un discurso más que otra cosa, donde solo se nos viene a la mente la bandera chilena, pero también pecamos en pregonar nuestra cultura con un vigor que a veces demuestra solo arrogancia. Para que decir cuando asociamos también la patria en actividades deportivas como la selección chilena de fútbol o las bellezas naturales que tiene esta delgada franja de tierra del cual se construye en fronteras imaginarias.

La patria no solo se grita y se celebra, la patria se cuida, el amor a la tierra, el cariño a nuestros habitantes debe ser permanente. Se trata de entender y comprender la realidad que tenemos, donde muchos viven de manera precaria, donde todavía existe viviendas vulnerables, donde vemos en los paraderos a grupos de indigentes tratando de combatir el frío, donde constantemente parece que la inseguridad se instaura en las poblaciones, incluso por los mismos vecinos. Las cosas son más crudas de lo que parecen. Pero no nos hacemos cargo. Preferimos la indiferencia, y muchos te dirán que no vale la pena esforzarse, otros que se frustran por lograr los cambios necesarios, y un sinfín de excusas. Por supuesto que desde la individualidad poco se puede hacer, este sistema te quiere ver solo, los que son dueños de este país les conviene que te conviertas en consumidor y en un sujeto pasivo, en una persona que solo sea capaz de acatar órdenes, ser funcional al modelo actual.

La patria también se vive, pero organizarse en un mundo así, cuesta y mucho, la desconfianza ronda todavía por nuestras cabezas. El arraigo a la tierra tiene que vivenciarme de forma colectiva, perderle el miedo a discutir, pero también actuar de todas las formas posibles, desde la cotidianidad hasta de forma institucional. El ejemplo siempre será la mejor enseñanza, el ensuciarse las manos se vuelve necesario y tener humildad no significa ser sometido. Aprender de la tierra, de nuestros antepasados, superar los errores y solucionar los que vengan.

Lo más probable que esto también quede solo como un discurso, pero al menos la idea es instalar otro tipo de patria, una de la cual no se tenga que celebrar en un solo mes, sino que profundizar su sentido más loable. Amar la tierra, significa ser parte de ella, ser parte de una cultura y sociedad dolida y que cada día busca encontrar una salida a la precariedad. No importa si eres chileno o extranjero, visitante o afuerino. Lo importante es reconocernos, identificar nuestras debilidades y fortalezas buscando la protección de nuestro entorno más cercano. Espero que las palabras sobren y las acciones se hagan presente, que la patria no quede solo en nuestras mentes.

El Divisadero TV
Expo Tuning en Liceo República Argentina
Ver todos
Noticias Recientes
Este viernes se efectúa Encuentro Nacional de Coros del Poder Judicial en Coyhaique
Industria del Salmón refuerza su presencia en mesa regional por el desarrollo sustentable
Lanzan en colegio Campos de Hielo Plan Nacional Leo Primero
Entregan primer sello azul de la región y lanzan feria "La pesca ilegal no me da igual"
Portada
Cultura
Red de corporaciones culturales presenta concierto gratuito de Natalia Contesse
Panoramas
Muestra museográfica en Villa Mañihuales