Urge una buena política regional de capacitación laboral
Redacción, Diario El Divisadero - 11-10-2018

Sabido es que la salmonicultura, el turismo y la construcción son sectores productivos altamente demandantes de mano de obra calificada, pero la región no está en condiciones de atender esa demanda, por lo que las empresas recurren a trabajadores/as de otras regiones para poder proyectarse y funcionar. 

Por ello es que el gobierno tiene el legítimo derecho a cambiar algunas prioridades políticas, y ciertamente que los énfasis de la administración Piñera no serán los mismos que caracterizaron al segundo mandato de Michelle Bachelet. 

El actual gobernante ha sostenido reiteradamente que quiere darle a su administración una serie de directrices que ya están claramente definidas y ahora simplemente hay que esperar su ejecución y desarrollo para evaluar de qué forma impactan las políticas públicas en la comunidad y en las metas que el Ejecutivo ha definido para los próximos 4 años de mandato en todos los ámbitos de su quehacer.

Hemos señalado en más de una ocasión que Aysén necesita una política de capacitación potente, que vaya poco a poco terminando con el asistencialismo gubernamental y municipal y pueda poner en valor, entre otros conceptos, la innovación y el emprendimiento, que tenga un fuerte sello regional, pero que fundamentalmente responda a las necesidades actuales y demanda futura de mano de obra de los principales rubros productivos de la zona. 

Hace años que la búsqueda de trabajadores y trabajadoras con las competencias adecuadas para determinados oficios o actividades se ha transformado en un problema latente en la región de Aysén.  Paralelamente se intenta generar instancias de capacitación que prioricen la formación de competencias pertinentes para la demanda regional, pero siempre la necesidad o la demanda va más rápida que la capacidad de respuesta para poder preparar más y mejor a los trabajadores/as.

No ponemos en duda que hoy existe una amplia batería de alternativas para poder ayudar a quienes más lo necesitan. No nos referimos precisamente a quienes viven en condición de pobreza, sino que fundamentalmente a quienes buscan nuevas y mejores oportunidades en el mundo laboral, a quienes por diversas razones no han podido especializarse y representan un segmento de trabajadores/as sin calificación.

Y es que a la luz de la demanda insatisfecha, no cabe duda que hay algo que no funciona bien, porque si las empresas no encuentran mano de obra calificada en el territorio, hay que reaccionar con rapidez. Todo esto nos demuestra que nuestra realidad educacional y laboral aún presenta signos evidentes de subdesarrollo, una brecha que se hace más compleja cuando se requiere de mano de obra especializada. Sin embargo, y mirando el aspecto positivo de esta realidad, no debemos desconocer que en la medida que se requiera de trabajadores/as más competentes en determinadas áreas laborales, se deberá ir potenciando una política regional de capacitación que no solo responda a variables inmediatas, sino que también sea capaz de proyectarse en el tiempo y anticiparse a contingencias adversas que generalmente impactan negativamente en la economía regional.

Hay que avanzar rápido en esta materia y así entregarle a los aiseninos y aiseninas oportunidades efectivas de movilidad social, de perfeccionamiento laboral para así poder haceros parte de un proceso de desarrollo donde el capital humano debe ser prioridad.

El Divisadero TV
Entrevista ED | Alcalde de Río Ibáñez
Ver todos
Noticias Recientes
Seremi de Cultura e Indap encabezan rescate de tradiciones rurales
Colegio Santa Teresa de los Andes de Puerto Aysén ganó concurso de El Mercurio
Bomberos de Chile Chico regala grato momento a los niños junto al viejito pascuero
Armada recuerda que en Chile Chico no hay lugares aptos para el baño
Portada
Cultura
Con la obra Jemmy Button llega a la región la Compañía Tryo Teatro Banda
Panoramas
Feria Navideña Secotec