"Lawenes en la población": La recuperación del territorio en Villa Cerro Castillo
Un significativo cruce intergeneracional de experiencias fue central en el desarrollo del proyecto "Lawenes en la Población", iniciativa comunitaria que buscó recuperar áreas verdes y rescatar conocimientos ancestrales del uso de plantas medicinales.
Redacción, Diario El Divisadero - 11-09-2021

Los días 28 y 29 de agosto, las vecinas y participantes del Comité de Vivienda Villa Nueva se tomaron las áreas verdes de su localidad, a partir de la adjudicación de un Fondo de Fortalecimiento de Organizaciones de Interés Público (FFOIP) 2021.

La agrupación tiene un fuerte arraigo con su territorio, el cual comprende la localidad de Villa Cerro Castillo, y está compuesta por cerca de 20 familias. Este proyecto se enfocó en el mejoramiento de la plaza “La Guanaca”, a modo de recuperar un espacio comunitario, a partir de la preparación de la tierra y trasplante de hierbas medicinales locales. Con ello, se generó un encuentro de grandes y chicos desde una perspectiva cercana y atingente a las prácticas de vida culturales e idiosincrásicas presentes en la región de Aysén.

¡Manos en la tierra!

La primera jornada de trabajo se vivió el sábado 28 de agosto, momento en que se reunieron cerca de 20 vecinas a las 14 horas. Una dinámica rompe hielo marcó el hito de inicio, la que fue seguida por un conversatorio en torno al uso y cuidado de las plantas y al rol de la mujer como portadora de conocimientos ancestrales.

El domingo 29 se prosiguió con una jornada de trabajo de la tierra, momento en que se fueron trasplantando distintas hierbas medicinales. Es importante mencionar que el los habitantes de la localidad de Villa Cerro Castillo y el uso de estas hierbas tiene una profunda herencia y prácticas del pueblo mapuche, por lo que se realizó una rogativa para pedirle a Ngenechen (ser supremo del pueblo mapuche) el cuidado y crecimiento de los cultivos, buena salud para la gente que habita el territorio, armonía entre las personas y la naturaleza, a modo de habitar con consciencia y solidaridad. Tras ese significativo momento, se realizó un cierre con las vecinas que participaron de la instancia compartiendo entre muday y catutos.

Sergio Huenul, residente en Aysén, originario del Lakfenmapu, región del Biobío, fue el encargado de guiar la ceremonia rogativa. Huenul menciona que “este tema de intervención comunitaria, tiene que ver con el Lawen, con una gran importancia en la cosmovisión mapuche”. Destacó, que esta actividad es el reflejo  del alto nivel de organización en esta agrupación y de las grandes lideresas presentes. Finalmente  invita que todas y todos podemos ser las y los capitanes Walmapu, protectores de nuestros espacios naturales.

Sabiduría e instinto de mujer

En esta actividad participaron distintos actores locales, entre ellos Juana Vega, destacada yerbatera oriunda de Puerto Ibáñez, participante del programa Vínculos, quien aportó como monitora y experta en agricultura y plantas medicinales. El rol de la Juanita fue parte fundamental del proyecto, al preparar las hierbas y la tierra que fueron trabajadas en la transformación de esta ansiada plazoleta.

En ese sentido, a juicio de Juanita, el entusiasmo de las participantes fue uno de los aspectos más destacados. “Hay hartas participantes, así que ha sido muy entretenido. Hemos compartido los saberes que tenemos como mujeres. Ahora estamos plantando las hierbas. Ha sido muy bonito” sentenció.

Rudibeth Valdebenito, vecina y parte de la directiva del comité, mencionó “me gustó mucho la actividad, es algo nuevo este trabajo colectivo y además compartir con los hermanos mapuches fue muy emotivo. En lo personal disfruto mucho del trabajo con la tierras, las hierbas, en casa las uso y guardo, pero ahora será diferente, las tendremos en nuestra plazoleta y podremos aprender más sobre su uso”.

Ana Valencia, oriunda de Cerro Castillo, señaló que le gustó mucho el tema de las plantas, siempre trabajó en las plantas medicinales, las ocupa mucho, pero desconoce acerca de sus propiedades y usos, por lo que le gustaría tener más conocimiento de este tema.

Sumada a ella, este proyecto contó con el respaldo de la Red de Mujeres Rurales de Latinoamérica y El Caribe, REDLAC, institución internacional que busca generar redes entre las mujeres rurales que habitan el continente. Desde ahí, su vinculación se evidenció en el apoyo de sus representantes nacionales en la ejecución del proyecto.

Marcelo Sanhueza, apoyo técnico REDLAC en Aysén, se refirió a que “la Red y Secretaría Ejecutiva, están muy contentas, de poder ampliar nuestra vinculación en este territorio de Villa Cerro Castillo, con mujeres tan potentes y con liderazgos muy definidos. La misión de la REDLAC, es poder contribuir a mejorar las condiciones de vida de las mujeres rurales de la región, visibilizando sus necesidades y demandas, por lo que estamos muy agradecidos de habernos convocado a ser parte de este hermoso proyecto como organización colaboradora” aseguró.

Desde ahí y considerando el trasfondo del proyecto, es importante mencionar que la mayoría de sus participantes fueron mujeres, quienes se mostraron dispuestas a compartir, transmitir y recuperar conocimientos ancestrales ligados al uso de las hierbitas que decoran los campos aiseninos.

La recuperación de un espacio común

Tras el éxito de esta convocatoria, el Comité de Vivienda Villa Nueva aparece como un actor relevante en los modos de habitar la localidad de Villa Cerro Castillo. Así lo sugiere Marcia Álvarez Valencia, presidenta de la agrupación y parte de la directiva de la asociación indígena Newen Mapu, quien sentencia que es importante que “nos apropiemos de nuestros espacios. Esta plazoleta es nuestra, por eso debemos intervenirla” aseguró en relación al trasfondo de esta iniciativa. Menciona además “este proyecto nace para poder conocer más sobre la medicina natural que nos entregan las plantas, involucra a dos organizaciones, estamos dando muestra de lo que es el trabajo comunitario, para revivir los antiguos saberes de las ñañas, estoy muy contenta con el resultado y participación en estos dos días de trabajo”

Marcela González y Juanita Baeza, Trabajadoras Sociales mencionan que apoyar al comité en la postulación y ejecución del proyecto lo hicieron con mucho agrado, es una idea que viene desde hace meses y surge de la comunidad, por lo que apoyar técnicamente fue un gran placer, esto con el fin de fortalecer las capacidades comunitarias presentes en el territorio y generar verdaderas transformaciones sociales.

Pero aún hay una deuda pendiente. A la fecha llevan cuatro años esperando la entrega de sus títulos de dominio, elemento esencial que les permitirá a las vecinas continuar articulando su trabajo en pos de mejorar las formas de vida y de cohabitar con un entorno que exige que las viviendas cuenten con las mejores condiciones posibles. 

Etiquetas

FFOIP
Villa Cerro Castillo
El Divisadero TV
UAysen al día · noviembre 2021
Ver todos
Noticias Recientes
Universidades de la región organizan ciclo de conversatorios previo a la segunda vuelta presidencial
Festival de Teatro Patagonia en Escena abre espacios en Coyhaique
Firman convenio para desarrollar trabajo conjunto en materias de cambio climático
Comandos de Boric y Kast se despliegan para la segunda vuelta presidencial
Portada
Cultura
Colegio de Arquitectos lanza concurso de nanometrajes
Panoramas
7º Festival de la Morilla en Villa Ortega