Con lanzamiento de Cuaderno de Campo concluye proyecto de investigación de arquitectura vernácula en adobe-quincha
Redacción, Diario El Divisadero - 19-10-2021

“Salvaguarda de la arquitectura vernácula en adobe y quincha”, se tituló el proyecto de investigación que contó con el financiamiento del FNDR 6% de Cultura del Gobierno Regional y su Consejo, convocatoria 2020, y cuyo responsable fue la Corporación Memoria Austral.  

La ejecución estuvo a cargo del investigador aisenino Carlos Castillo Levicoy en conjunto con la arquitecta Constanza Pérez Lira, ambos socios de la entidad responsable. El objetivo general estuvo enmarcado en “Salvaguardar la arquitectura vernácula en adobe y quincha como elemento identitario y de patrimonio de la ribera del lago General Carrera y de la región de Aysén. Fomentando para ello la generación de conocimientos y reflexión sobre la importancia de este patrimonio vernáculo inmueble con pertinencia territorial”.

El proyecto buscó reforzar y profundizar la escasa o nula información existente en torno al conocimiento que se tiene actualmente sobre la arquitectura vernácula en tierra y madera de la ribera sur poniente del Lago General Carrera, comuna de Chile Chico. 

“Como resultados se registraron 15 inmuebles vernáculos construidos en adobe y quincha (bahareque, enjarre o embarrado, pared francesa y/o wattle-and-daub), entre las localidades de Puerto Guadal, Mallín Grande y Fachinal, se caracterizó su materialidad, se llevó a cabo la proyección de su planimetría en planta y elevación, se identificó la familia propietaria y se conoció la estrecha relación de vida que giró en torno a las construcciones –tanto en su interior como exterior-, por otro lado se llevó a cabo el análisis (determinación de la edad) de muestras de los árboles  plantados por el primer propietario para conocer y corroborar los periodos de llegada y construcción, entre otros datos”, destaca Carlos Castillo.

Dentro de los principales resultados obtenidos se destaca que las construcciones obedecen a volúmenes simples y compuestos, de forma cuadrada, rectangular y en “L”, cuya superficie va entre los 14 m2 a los 112 m2. De una, dos y cuatro aguas, con pendientes pronunciadas. La tipología constructiva presenta variación, donde resaltan principalmente el adobe crudo, ladrillo cocido, la quincha y la madera, y con respecto al revestimiento sobre la techumbre resalta la tejuela rajada como uno de los principales materiales y utilizados. Con respecto a esto último, cabe destacar que antiguamente se replicaron dos técnicas de techar por algunos pobladores, y que fueron la torta de barro y el guayado: la primera basada en la ejecución de toda la cubierta de una o dos capas de greda mezclado con paja (junquillo, coirón y/o pasto dulce), y la segunda consistente en sucesivas hileras de manojos de paja sobre un entramado de madera. 

Este tipo de techumbre no se observa actualmente en la zona de estudio, sin embargo, se ha corroborado su existencia en el pasado a través de los testimonios orales: Muchos pobladores que hicieron sus casas de adobe y quincha, no utilizaron la tejuela o el zinc para los techos, lo que se utilizó fue el junquillo en varias capas o la paja mezclada con barro. Ahora ya no se ven esos techos (Guillermo Muñoz Inallao, entrevista personal, Fachinal). 

Dentro de la madera utilizada, resaltan las especies arbóreas como la Lenga, el Coihue, el Ciprés de Las Guaitecas, el Ñirre, y el Maitén, y algunas especies arbustivas como la laura o molle, el duraznillo, la azara, el romerillo, entre otras. Otra característica que se evidencia en todas las construcciones estudiadas en la utilización de la madera labrada a hacha y en menor proporción la madera aserrada, y todas las piezas con distinta dimensión en cuanto al alto, ancho, espesor y largo. También es posible observar el uso de clavos de madera en ciertas uniones.

Con respecto a los datos de llegada y construcción, de los sectores bajo estudio, el asentamiento más temprano registrado en la investigación corresponde a los sectores de Fachinal-Río Avilés, Mallín Grande y Puerto Guadal. Periodos que fueron corroborados con el análisis de las muestras de árboles donde destacan principalmente, manzano, cerezos, álamo negro y blanco, sauce, acacia, fresno, peros y nogal.

“Con esta iniciativa de investigación y con los resultados obtenidos, sin lugar a dudas, se pone en valor los conocimientos constructivos de los pobladores/as pertenecientes a la ribera sur-poniente del Lago General Carrera, cuyo saber adquirido desde otros lugares, les permitió establecerse y hacer uso de los materiales locales a disposición, para traducirlo en una técnica más enriquecida, como lo fue la construcción en adobe y quincha. En contexto, los casos registrados e investigados dan cuenta de una arquitectura vernácula en tierra con rasgos propios, que vienen a complementar los conocimientos actuales sobre arquitectura vernácula en el territorio de Aysén”, destacan Carlos Castillo y Constanza Pérez.

Por otro lado, Castillo menciona que este tipo de trabajos vienen a reforzar el conocimiento que se tiene a la fecha sobre la arquitectura vernácula autoconstruida y que obedece al poblamiento espontáneo dado en el territorio, y a la vez reafirma la necesidad imperiosa de seguir continuando con este tipo de iniciativas en el corto y mediano plazo, producto de lo extenso del territorio aysenino y su geografía. En este sentido, los actuales análisis y registros deben complejizarse aún más con la incorporación de otras ciencias (ej. arqueología, geología, geografía, antropología, entre otras) que tienen harto que decir con respecto al elemento bajo estudio y con ello buscar resultados mucho más robustos y que ayuden a tener certeza cierta de cómo se dio el proceso de poblamiento y utilización de los recursos naturales disponibles, la transformación y huellas que han quedado plasmadas en el paisaje habitado. Y de esta forma dejar menos cabida a especulaciones que son muy comunes en el medio, recalca el profesional.

En esta misma línea, la Corporación Memoria Austral responsable de la iniciativa, y que se encuentra trabajando en el territorio hace un par de años y relevando la cultura e identidad aisenina desde distintas iniciativas, destaca la importancia de continuar aportando al conocimiento regional que se genera desde la investigación de campo, como la realizada en el presente proyecto. Debemos continuar en esta senda de trabajo con el estrecho apoyo que nos puedan brindar los distintos fondos concursables que están disponibles actualmente, y  como lo fue el FNDR 6% de Cultura del Gobierno regional de Aysén y su Consejo.

Etiquetas

Corporación Memoria Austral
patrimonio
arquitectura
El Divisadero TV
UAysen al día · noviembre 2021
Ver todos
Noticias Recientes
Universidades de la región organizan ciclo de conversatorios previo a la segunda vuelta presidencial
Festival de Teatro Patagonia en Escena abre espacios en Coyhaique
Firman convenio para desarrollar trabajo conjunto en materias de cambio climático
Comandos de Boric y Kast se despliegan para la segunda vuelta presidencial
Portada
Cultura
Colegio de Arquitectos lanza concurso de nanometrajes
Panoramas
7º Festival de la Morilla en Villa Ortega