COVID, cambio social y la luna
Dra. Antonia Santos Prez, encargada Unidad de Equidad de Gnero UAysn
Universidad de Aysn, Acadmico - 27-07-2021

Chile siempre ha sido un país singular en América Latina. Distinción de la que solíamos jactarnos, más fuera que dentro. La crisis provocada por el COVID-19 no ha sido una excepción. Nos gusta mostrarnos diferentes y mejor que el resto de los países, a pesar de que internamente, unos más y otros menos, nos sentimos confundidos y desorientados.  Y es que la pandemia ha colaborado en mostrar de manera abierta y descarada las profundas desigualdades sociales y las inequidades vigentes como los desequilibrios en el desarrollo regional, la concentración de la riqueza, la falta de oportunidades, la desprotección social, la invisibilidad del aporte de las mujeres al desarrollo social y económico, entre otras. Esta sentida realidad ya fue reclamada con antelación por jóvenes y mujeres principalmente, sumándose gran parte de la población, como quedó constatado en el resultado del plebiscito de octubre pasado. El estallido social nos había instado a cambiar el enfoque y a mirar a nuestro alrededor de manera distinta al evidenciar necesidades y  reclamar justicia social.  

En un breve lapso de dos años la crisis política, económica, social y sanitaria, se instalaron en el país y de forma inexorable había que dar una respuesta. A juicio de la opinión pública, los partidos políticos desacreditados, el Congreso (in) operante y un gobierno desgastado reafirmaron su voluntad democrática y mostraron que la democracia sirve y sirve precisamente para resolver los problemas que su anquilosamiento produce. La democracia es un sistema perfectible, que va de menos a más cuando tiene capacidad de integrar las diversidades y sobre todo cuando genera mejor convivencia social. La democracia es un sistema en construcción permanente. 

El cambio social y político ya se inició en Chile. Se elabora una nueva constitución con participación paritaria y plural; se ha configurado un nuevo mapa político territorial, con la elección de gobernadores/as, que entrega mayor autonomía a las regiones; se ha alterado la forma de entender y practicar la política; se ha interpelado el rol del Estado, ha aumentado la transparencia en las decisiones públicas y se ha perdido el miedo a expresarnos. Se ha trastocado un orden social mientras vivimos agazapados superando los rigores impuestos por la pandemia del COVID. Hay cambio porque hay crisis. Todas las crisis, cualquier crisis, produce cambios. Estamos en un laberinto que nos permite reflexionar a nivel individual y colectivo. Superar esta realidad, provocada e impuesta, exige voluntad de colaboración y diálogo, terminar con el confinamiento y confluir en el espacio público, el de la convivencia social, no como esfuerzo de unos/as sino como esfuerzo de todos/as. 

La mayor amenaza es no participar de manera activa de este cambio, es abstraerse mirando para el lado o embelesarse en la luna sin apropiarse del momento y la realidad que nos toca vivir. Se trata además de superar un doloroso pasado histórico de anhelos desvanecidos en porfiadas diferencias. Sí, Chile puede ser diferente y ojalá nos podamos sentir orgullosos y orgullosas de lo que somos capaces de construir. 

El Divisadero TV
UAysn al da agosto 2021
Ver todos
Noticias Recientes
Esgrimistas regionales destacan con siete medallas en torneo nacional
Fiestas Patrias: Realizan desfile cvico-militar en Puerto Ibez y Cerro Castillo
Justicia confirma sentencia que acoge denuncia por tutela laboral contra Club de Leones
Qu conocemos sobre el arte rupestre de la Regin de Aysn?
Portada
Cultura
Estrenan corto patrimonial animado de Puerto Cristal
Panoramas
La Batalla de Chile