Fanatismo patológico (I parte)
Rodrigo Polic Reconocimiento Nacional 2017, Explorador Científico, Ex Minor en Salud Pública.
Columnista, Colaborador - 14-01-2022

La manipulación de la opinión científica y la inducción a la narco contra cultural juvenil juegan un papel primordial en el proceso de lavado de cerebro que facilita el control conductual. Si bien las opiniones están determinadas desde la libertad de expresión, esto no indica que toda expresión, sea de quien sea, tengan una validez robusta y completa. Las conductas de la sociedad de masas están siempre condicionadas por las versiones incompletas diseñadas por “expertos” y transmitidas por mala prensa.

Es tan grande la ignorancia y tan pobre la imaginación, que para poder ejemplificar esto, los hechos sobran. El científico húngaro Ignaz Semmelweis, médico de formación, en 1847 promovió la práctica de que para atender un parto había que lavarse primero las manos con cal clorada para disminuir la tasa de mortalidad por fiebre del parto en las mujeres que daban a luz. Aquello resultaba ridículo para las eminencias científicas de Viena, que ignoraron, rechazaron y ridiculizaron la gran idea de Semmelweis quien, poco tiempo después, ingresó a un hospital para enfermos mentales donde recibió tratamientos muy agresivos, falleciendo a las dos semanas de su internamiento. Con este pensamiento asistí como oyente a un congreso de virología en la ciudad de Estocolmo, en Suecia, donde uno de los científicos expresó: “Hoy la sociedad sigue siendo igual de básica, en comparación hace 100 años atrás, con la diferencia de que sacamos fotos a color”.

La mayoría de las personas lee un par de titulares en los periódicos, acude a las redes sociales y ya está. Y se creen todo. Sin embargo, hay algo que se llama Ciencia y método científico. Hagamos memoria: en un principio nos dijeron que una vacuna tenía un 95 % de eficacia, después, que había que buscar el 70% de inmunidad de rebaño, luego, que necesitábamos que el 90% de la población estuviese vacunada, a lo que luego se sumaron medidas como el pase sanitario, control de temperatura, alcohol gel y uso de mascarillas. Lamento decirle a toda la clase política designada del Ministerio de Salud que aún siguen haciendo un espectáculo, ¿Qué dirá la sociedad, cuando se enteren que son 8 dosis en total?.

Hace más de un año atrás, ya manifesté que la vacunación forzada en Chile es un acto criminal de guerra, pero el diputado DC Gabriel Silber insiste con su proyecto de ley que busca que la vacunación contra el Covid-19 sea obligatoria. Lo que él y toda su bancada desconocen, es que la relevancia epidemiológica de la población vacunada con Covid-19 aumento el contagio y/o transmisión de Covid-19 (Gunter Kampf, Lancet).

El único éxito de esta administración ha sido su plan de vacunación y secuestrar la red asistencial pública y privada para tales fines. Tan solo basta analizar las garantías retrasadas más de 173 días: 49.088 personas afectadas, de las cuales 7.518 son GES Cáncer. Lista de espera intervención quirúrgica retrasada en más de 583 días: 305.687 personas afectadas. Lista de espera por consulta nueva de especialidad: 2.000.676 personas con 523 días promedio de retraso. Defunciones en Chile: 2020: 125.841 personas, de las cuales 22.218 murieron de Covid-19 sin vacuna y durante el 2021 fallecieron 136.208 personas, de las cuales 27.924 estaban vacunadas. (Fuente: informe epidemiológico Minsal, 30 de diciembre de 2021).

El Divisadero TV
Ruta de la Memoria - Homenaje a Jorge Orlando Vilugrón Reyes
Ver todos
Noticias Recientes
En Coyhaique Director Nacional de CONADI entregó subsidios para la compra de tierras
SernamEG y Municipalidad de Aysén invitan a postular al Programa Mujeres Jefas de Hogar
Vecinos de Villa Los Cóndores en Puerto Aysén piden instalación de cámaras de vigilancia
Con funciones y talleres de danza continúa trabajo de espacio cultural Zingara
Portada
Cultura
Patagonia Andina, 10 años de exploración en la Región de Aysén
Panoramas
Este fin de semana en Ibáñez